El Supremo rebaja a 21 años la condena al joven que mató y violó a una anciana en Parque Alcosa

  • Le aprecia como eximente incompleta que hubiese ingerido abundante alcohol y sustancias estupefacientes en una fiesta en el Olímpico

Comentarios 20

El Tribunal Supremo ha rebajado de 29 años y 11 meses de cárcel a 21 años la pena impuesta al joven Borja B. O. por violar y asesinar a su vecina, una anciana de 78 años identificada como Efigenia G. L., a la que asestó numerosas puñaladas en su vivienda de Parque Alcosa tras haber consumido alcohol y drogas en una fiesta en el Estadio Olímpico.

La sentencia del Alto Tribunal considera precisamente que la ingesta de abundante alcohol y sustancias estupefacientes debe ser considerada como una eximente incompleta, no sólo una atenuante como aplicó la Audiencia de Sevilla, que le había impuesto inicialmente ocho años y 11 meses por el delito de agresión sexual y 21 años por el asesinato.

Ahora, el Alto Tribunal ha estimado el recurso de Borja B. O. y ha reducido en casi nueve años la pena impuesta por la Sección Primera de la Audiencia. "La especial brutalidad, tomada en consideración por la sentencia de instancia, la realización en la morada de la ofendida que no siendo agravante genérica ya, sin embargo sí es dato que comporta mayor antijuricidad, y las condiciones de ésta aconsejan la imposición de la pena en su mitad superior, sin dejar tampoco de sopesar la presentación voluntaria del condenado en la comisaría para no buscar tramos más altos", asegura la nueva sentencia que ha dictado ahora el Supremo, que ha dejado en 16 años la condena por el asesinato.

En cuanto al delito de agresión sexual, el Tribunal Supremo considera que  ha de "tomarse en consideración la especial vulnerabilidad de la víctima", aunque ha dejado la pena en cinco años de cárcel.

En el juicio, el acusado alegó que debido a la ingesta de alcohol y drogas no recordaba nada de lo que había pasado hasta que se despertó al día siguiente manchado de sangre. El acusado afirmó en su declaración que en la noche del 6 de junio de 2010 consumió abundante alcohol y diferentes tipos de drogas de síntesis en una fiesta juvenil en el Estadio Olímpico de Sevilla, y añadió que tras despertarse avisó a su padre y a un amigo, a quienes dijo que "tenía la sensación de que había ocurrido algo grave".

En su derecho a la última palabra, el joven procesado pidió disculpas a la familia de la fallecida y aseguró que su máxima condena es no poder recordar lo sucedido.

La víctima fue violada en dos ocasiones y la anciana recibió previamente un golpe en la cabeza que la dejó aturdida y luego fue apuñalada 21 veces con un cuchillo de cocina de ocho centímetros de hoja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios