Suspendido el juicio por el atropello mortal del ciclista en la Macarena en 2013

  • El juez ha decidido aplazar la cita por la incomparecencia de dos peritos policiales.

El juzgado penal 11 de Sevilla ha suspendido el juicio previsto este lunes contra el conductor de un vehículo para el que la Fiscalía pide dos años y medio de cárcel por un delito contra la seguridad vial y otro de homicidio imprudente por el atropello mortal de un ciclista de 25 años. El juicio, en el que estaban citados trece policías locales, se ha suspendido por la incomparecencia de dos peritos policiales, según han informado fuentes judiciales.

El escrito de acusación del fiscal explica que el accidente ocurrió sobre las 05:30 del 28 de febrero del 2013 en la calle Resolana de Sevilla y tanto el conductor del vehículo como el ciclista habían consumido alcohol y ninguno de ellos estaba en condiciones aptas para circular.

En el caso del conductor del vehículo, Guillermo T.M., de 27 años, arrojó 0,66 miligramos de alcohol por litro de aire espirado y, por su parte, el ciclista Sergio L.M. había hecho una ingesta "abusiva" de alcohol y cannabis de forma que la analítica detectó 1,79 gramos de alcohol por litro y 35 nanogramos de THC, el principio activo del cannabis.

Según el fiscal, el vehículo circulaba a entre 65 y 71 kilómetros por hora y rebasó un semáforo en verde para él, pero no se percató de la presencia del ciclista, que se introdujo en el paso de peatones "pese a que le estaba prohibido el paso por la luz roja que le vinculaba". El acusado no realizó maniobra evasiva alguna "por la merma considerable de sus reflejos y demás condiciones psicofísicas que le afectaban", según el fiscal, quien relata que el vehículo Renault Safrane transportó unos 80 metros al ciclista sobre el capó hasta que cayeron, primero la bicicleta y luego la víctima.

El conductor se paró al colisionar con los bolardos de la calle y la Policía le apreció "fuerte halitosis alcohólica, ojos enrojecidos, incoherente en sus manifestaciones y reiterativo", según el escrito de acusación. Por su parte, el luego fallecido "circulaba sin luces ni elementos reflectantes, con ropas oscuras y sin un adecuado control de la bicicleta por la ingesta previa y abusiva de alcohol y cannabis", mantiene el fiscal.

En el juicio, el fiscal imputará al conductor un delito contra la seguridad vial por conducir bajo la influencia de drogas tóxicas o bebidas alcohólicas, así como un delito de homicidio por imprudencia, con una petición total de condena de dos años y medio de cárcel. Asimismo, pedirá una indemnización de 115.646 euros para los padres del fallecido y la privación por cuatro años del permiso de conducir, según el escrito de calificación del fiscal.

La familia de la víctima, personada como acusación, eleva su petición de condena a tres años de cárcel, cuatro de privación del permiso de conducir y una indemnización de 115.646 euros a los padres del fallecido y otros 30.000 euros a un hermano que convivía con la familia. La defensa del conductor, por su parte, ha culpado a la víctima del accidente ya que presentaba un "elevado grado de alcoholemia y drogadicción", se saltó un semáforo y circulaba sin luces y posiblemente escuchando música. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios