El TSJA avala a la empresa de la piscina Virgen de los Reyes

  • Reconoce frente al IMD su derecho a obtener una prórroga del contrato de gestión

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha desestimado el recurso formulado por el Instituto Municipal de Deportes (IMD) contra una sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 7 que declaró el derecho de la firma privada Surpool a obtener una prórroga de diez años en la concesión administrativa que le fue otorgada en 1999 sobre el complejo deportivo Virgen de los Reyes, un proceso que desde hace años enfrenta a ambas partes.

El IMD alegaba en su recurso un informe del área de Sanidad y Consumo fechado el 8 de junio de 2006 advirtiendo de "incumplimientos" por parte de Surpool en sus obligaciones sobre el mantenimiento y la gestión de las instalaciones deportivas. Dado que el citado informe hace referencia a "malas condiciones" higiénicas y sanitarias y al tratamiento no adecuado del agua, el IMD consideraba que la empresa, declarada insolvente en 2006, está prestando "un mal servicio público".

El IMD no prevé inicialmente recurrir esta resolución ante la siguiente instancia judicial, que en este caso sería el Tribunal Supremo. La sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, recoge que el 11 de octubre de 1999 se formalizó la concesión administrativa por la que Surpool gozaría de la explotación y gestión de estas instalaciones por un periodo de cinco años, un documento que contempla la posibilidad de prórrogas de hasta 20 años de duración "en función de la inversión" que la empresa acometiera en la piscina. El juez admite que, a partir de este momento, Surpool "realizó toda una serie de obras", diferenciando las que se ejecutaron para cumplir el compromiso adquirido en la concesión y las que se emprendieron con la "finalidad" de ampliar la duración de dicha concesión.

El juez enumera las reformas y mejoras ejecutadas por Surpool en la piscina de Virgen de los Reyes y recuerda que el 24 de abril de 2002 solicitó al IMD una certificación de la naturaleza de las inversiones de cara a reclamar la prórroga de la concesión administrativa, hecho que formuló el 23 de abril de 2004 pidiendo la ampliación del contrato por 15 años, pues el IMD había autorizado las últimas obras el 13 de marzo de 2003, siendo estas inauguradas el 9 de abril de 2004.

Sin que se hubiera obtenido respuesta por parte del IMD, el 12 de octubre de 2004 obró una resolución municipal que recuperaba la gestión de las instalaciones al ámbito público, un extremo que motivó el proceso judicial emprendido por la empresa Surpool hasta la fecha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios