Trifulcas entre vecinos por la proliferación de pisos turísticos en Triana

  • La actividad provoca que los propietarios suban los alquileres

  • Una asociación pide que se acote el número de esas viviendas

Un motociclista circula por Rodrigo de Triana. Un motociclista circula por Rodrigo de Triana.

Un motociclista circula por Rodrigo de Triana. / belén vargas

Edificio reformado en la calle Rodrigo de Triana. Las molestias ocasionadas por fiestas se han convertido en el pan nuestro de cada día desde que uno de los apartamentos se utiliza con fin turístico. Situaciones de este tipo se han convertido en una constante en el vecindario de Triana, especialmente en la zona norte, donde abunda este tipo de alojamientos, ya sean legales o no. La Asociación Vecinal Triana Norte denuncia que su proliferación está generando problemas en algunas comunidades de propietarios y la subida de los alquileres.

"Hay pisos que se alquilan a turistas. Conviven gente trabajadora con personas que vienen a divertirse, con intereses y horarios que nada tienen que ver. Esto puede resultar complicado". Esta reflexión aparece en el texto de la asociación, que considera que existe "una nueva burbuja turística que también puede explotar", avisando además del riesgo de que el barrio pierda su "identidad y esencia" como consecuencia de las franquicias. Por último, reclama a las administraciones que establezcan normativas que sirvan para acotar el número de viviendas turísticas y franquicias.

Hace un año la Policía Local paralizó una actividad de apartamentos turísticos clandestinos que se anunciaban a través de internet y tenían un alto nivel de ocupación. Una denuncia particular puso tras este caso a los agentes. Según sus primeras investigaciones, se trataba de una empresa que gestionaba los alquileres de los apartamentos a través de una conocida página web de reservas. En la documentación aportada se comprobó que se trataba de un local comercial reconvertido en piso turístico desde 2016, reconversión que no fue aprobada por la Gerencia de Urbanismo. Los agentes procedieron a la paralización de la actividad y requerir al responsable para que cancelase todas las reservas que tuviese para los meses siguientes.

Más reciente ha sido la orden de la Gerencia para la inmediata suspensión del uso para hospedar a viajeros de un apartamento enclavado en el número 55 de la calle Peral (a escasos metros de la Basílica de la Macarena) al haberse detectado que el dueño está desarrollando esta actividad sin que cuente con la licencia correspondiente ni esté registrada en los organismos necesarios. Todo comenzó con una denuncia vecinal. De la irregularidad informó el Servicio de Protección Ambiental tras varias inspecciones realizadas al inmueble en las que no se pudo verificar la legalidad turística del alojamiento, que estaba publicado en las redes sociales como "alquiler de apartamentos Beautiful Apartment". Los técnicos municipales han concluido que no consta ningún número de identificación del registro de turismo, ni aparecen en los antecedentes del servicio de licencias urbanísticas datos relativos a esta actividad. El propietario dispone de un plazo de dos meses desde que se le notifique el acuerdo para que legalice la actividad mediante la solicitud de la conveniente licencia.

Esta satisfactoria experiencia piloto pretende marcar el rumbo en las próximas semanas. El pasado 12 de marzo entró en el registro general de la Gerencia un escrito de Medio Ambiente remitiendo a un informe técnico sobre unas inspecciones realizadas los días 7, 16, 22 y 31 de marzo, 3 de abril y 10 de mayo del año pasado entre las 10:00 y 14:30 en la finca sita en la segunda planta del mencionado edificio de la calle Peral. Tras observar los técnicos la entrada y salida de turistas del edificio, consultaron los antecedentes del servicio de licencias. No aparece ningún dato sobre la actividad. La Gerencia ha ordenado al dueño del apartamento la inmediata suspensión del uso turístico que viene realizándose dado que carece de licencia municipal, apercibiéndole que podrá procederse al precintado de la vivienda. Urbanismo ha ordenado al dueño del apartamento la inmediata suspensión del uso turístico que viene realizándose dado que carece de licencia municipal, apercibiéndole que podrá procederse al precintado de la vivienda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios