Tussam completará en verano la aplicación del bonobús sin contacto

  • Los usuarios podrán recargar su tarjeta a partir de 5 euros y hasta un límite de 500

Comentarios 10

La empresa municipal de transportes de Sevilla (Tussam) prosigue con la implantación en la totalidad de su flota del pupitre o sistema de cancelación de tarjetas sin contacto, con la idea de que después del verano este sistema pueda ponerse en marcha.

Según informaron a Europa Press fuentes municipales adscritas a Tussam, será en los meses de julio y agosto cuando el Consistorio aproveche para terminar de instalar este sistema en los 400 autobuses que a día de hoy componen de manera íntegra la flota de Tussam.

Las tarjetas, de hecho, comenzarán a repartirse, una vez finalizada la implantación del sistema y la estructura necesaria, entre los propios conductores de Tussam, pues éstos deberán rendir cuentas del inicio de su jornada laboral mediante la utilización de este mecanismo.

El proceso se inició el pasado mes de enero y funciona en los autobuses del Consorcio Metropolitano desde principios de noviembre del pasado año; en este sentido, el tranvía ligero Metrocentro, gestionado y explotado por Tussam, también se ha incluido en el proceso de implantación.

Ya el pasado 5 de noviembre se puso en marcha la segunda fase de implantación de este sistema en el Consorcio Metropolitano de Transportes, que extiende el uso de la tarjeta a todos los usuarios de estas líneas que no efectúan operaciones de transbordos con líneas urbanas de Tussam. Una vez que Tussam incorpore el sistema, se posibilitará el uso de la tarjeta a todos los usuarios metropolitanos.

Durante el proceso de implantación, ambos sistemas de billetaje -bonobuses y tarjetas- convivirán para garantizar la correcta transición de los usuarios al nuevo título y la supresión definitiva de los bonobuses será comunicada con la debida antelación.

El nuevo sistema será una tarjeta monedero, recargable desde cinco hasta 500 euros, que se configura por saltos, en función de las necesidades de movilidad de los usuarios.

El Consorcio destaca que se trata de un sistema "innovador" que permite descontar el precio del viaje de la tarjeta con sólo aproximarla al lector situado a la entrada del autobús, con lo que se mejorarán los tiempos de embarque y la velocidad comercial de los autobuses, al no ser necesario introducir la tarjeta en la canceladora para efectuar la transacción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios