Tussam dice que no puede hacer nada por evitar la huelga de 9 días

  • El vicepresidente acusa al comité de lanzar una "confrontación intencionada" contra el Ayuntamiento por la que pagarán los ciudadanos y los trabajadores

Comentarios 24

"Pido disculpas a los usuarios en nombre de Tussam y del Ayuntamiento porque no hemos podido hacer nada por evitar una huelga decidida desde enero de 2007. Nunca los convocantes (de la huelga) han pedido una reunión conmigo ni con la empresa". Con esta frase se presentó ayer a la prensa el vicepresidente de Tussam, Guillermo Gutiérrez, para explicar la situación de los autobuses urbanos ante la huelga de nueve días convocada por el comité para mañana Viernes de Dolores, el día 28 y la semana de Feria.

El directivo de Tussam dejó claro que la empresa no puede hacer nada para evitar esta larga huelga pese a los perjuicios que, admite, causará a los ciudadanos, ya que los servicios mínimos fijados por la Junta de Andalucía son "demasiado mínimos", en palabras del propio Guillermo Gutiérrez. A pesar de estas quejas, Tussam ha decidido cumplirlos.

Según sus cálculos, este Viernes de Dolores y los demás días de paros sólo circularán 38 autobuses por la ciudad (uno por línea) y 97 en hora punta, cuando lo normal es que lo hagan 300 vehículos diarios por todos los barrios. El tranvía del centro también reducirá sus servicios a un tren al día en las nueve jornadas de paro, frente a los cinco que circulan habitualmente entre el Prado de San Sebastián y la Plaza Nueva.

En la semana de Feria, las líneas que conectan con el recinto colindante a Los Remedios funcionarán al 50%, pero no así las restantes líneas y el servicio especial del Prado, que lo harán al 25%.

El vicepresidente de Tussam no supo ofrecer ayer ninguna solución a la huelga más allá de esperar a que los sindicatos convocantes tomen la iniciativa: "Yo sigo con apertura total a negociar (...) cada vez que un sindicato me pide una reunión se la concedo. Me he reunido con UGT y CCOO varias veces. No tengo inconveniente en reunirme con ellos", declaró. Los acercamientos de la dirección han sido, por tanto, con los sindicatos de clase, pero no ha habido reuniones con ASC, que es quien ostenta la presidencia del comité.

Respecto a las tensas relaciones de la empresa con Antonio Núñez, el líder del sindicato de conductores (ASC) que preside el comité de empresa, Gutiérrez ratificó que es militante del PSOE de la agrupación Este de Sevilla -a la que "no va nunca", dijo-, pero rechazó que Núñez represente a una facción socialista contraria al alcalde. Únicamente sugirió que podría existir un "enfrentamiento personal" del líder de ASC con el regidor de Sevilla Alfredo Sánchez Monteseirín, una afirmación que horas más tarde trató de matizar.

En lo que sí abundó Gutiérrez fue en las críticas al comité de empresa, al que acusó de estar "en una estrategia de confrontación intencionada" contra el Ayuntamiento de Sevilla y contra la empresa de autobuses urbanos por la que están pagando los ciudadanos y los trabajadores de Tussam. Sobre los motivos de la huelga, el vicepresidente negó dos argumentos de los huelguistas: la privatización de la limpieza y el despido de dos empleadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios