Tussam se resigna a la huelga en Feria

  • Guillermo Gutiérrez, vicepresidente de la empresa, asegura que los sindicatos están decididos al paro "les demos lo que les demos" y considera "casi imposible" reforzar el servicio con buses privados porque "rozaría la ilegalidad".

Comentarios 16

La empresa municipal de transportes de Sevilla (Tussam) da por prácticamente segura la celebración de una huelga de los conductores con "pequeñas" pautas de espera durante la próxima edición de la Feria, toda vez que, según aseguró, dos de los sindicatos convocantes –ASC y CGT, que ostentan la mayoría sindical– "están decididos a hacer huelga les demos lo que les demos".

Así lo aseguró en rueda de prensa el vicepresidente de Tussam, Guillermo Gutiérrez, que también indicó, con respecto a la posibilidad apuntada por el Ayuntamiento de contratar a empresas privadas para cubrir el servicio durante las fiestas, que es "muy difícil, por no decir prácticamente imposible", pues, desde el punto de vista jurídico, dicha medida "rozaría la ilegalidad".

Tras pedir nuevamente disculpas a los ciudadanos ante lo que con toda probabilidad será un nuevo paro técnico de los empleados, tras el vivido el pasado 28 de marzo, Gutiérrez asumió la situación alentando a la ciudadanía a "pasarlo lo mejor posible, a pesar de que algunos sindicatos hayan decidido darnos la Feria".

El vicepresidente de la empresa municipal, que aseguró que Tussam sigue teniendo "la mano tendida", expuso los puntos incluidos en el documento presentado ayer al Comité de Huelga, y que incluía como principal punto la renuncia a la extinción de la relación laboral de los ocho trabajadores encausados y expedientados por ocasionar desperfectos a los autobuses de la flota durante la huelga de 2007, caso depositado en el juzgado de Instrucción número 13, si el juzgado acuerda el sobreseimiento penal y archivo de la causa.

En este sentido, el principal punto de desacuerdo, que motivó que finalmente, según detalló Gutiérrez, el comité se negara a someter a referéndum por siete votos a cinco la propuesta es el hecho de que la mayoría sindical, aún accediendo a mantener los expedientes sancionadores, condicionaban cualquier medida a la resolución penal.

"Uno de los sindicatos que no admiten que los trabajadores decidan propuso negociar las sanciones, independientemente de que los empleados pudieran o no defenderse", alegó el directivo de la empresa, que señaló que con la apertura del expediente los trabajadores cuentan con "la máxima garantía", fruto del "respeto" a la presunción de inocencia.  

Gutiérrez, en este sentido, quiso nuevamente separar la situación laboral de la penal --en la que Tussam no acusa a los trabajadores--, pues, independientemente de la resolución judicial, la empresa podría reservarse el derecho de imponer las sanciones oportunas. "Si van a la huelga, habrá pérdidas económica y riesgos de despido", advirtió, recordando que este paro "está decidido desde enero".

Los otros acuerdos de la propuesta que finalmente no llegó a debatirse eran el tratamiento de "primas de calidad" para los conductores, la negociación del tratamiento de los despidos improcedentes "en el próximo convenio colectivo" y el respeto a los puestos y las condiciones laborales de los empleados de repostaje y limpieza, que Tussam había planteado externalizar dado el "altísimo" nivel de absentismo laboral.

No más de diez minutos de espera en el Prado

Así las cosas, Gutiérrez dio de plazo a los trabajadores hasta las 12.00 horas del sábado para desconvocar la huelga después de reiterar que ésta sería "la última oferta" de la empresa, puesto que, si desconvocaran después, y aunque la empresa "podría ser flexible", los ciudadanos sufrirían "una parte de la huelga", dado que no habría suficiente tiempo material para organizar los servicios necesarios. Si hubiera huelga, por otra parte, los compromisos asumidos por Tussam desaparecerían "sin duda".

Ya con respecto al servicio de la empresa durante la Feria, el vicepresidente de Tussam se congratuló del aumento de los servicios mínimos dictados por la Consejería de Empleo, asegurando que, junto a la anunciada subcontratación por parte de Aussa de empresas privadas para el servicio de la lanzadera del Charco de la Pava y la garantía de carriles rápidos por la avenida de María Luisa y Virgen de Luján, los ciudadanos "no esperarán mucho"; admitió, no obstante, que no se verá "la típica estampa de autobuses esperando a los ciudadanos, sino que los tiempos de espera serán parejos".

Gutiérrez, así, cifró en torno a 15 autobuses los que prestarán servicio especial desde el Prado hasta la Feria, con tiempos de espera de "no más allá de diez minutos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios