Tussam plantea traspasar 11 líneas al Consorcio y 'congelar' la plantilla

  • La situación "grave y delicada" de la empresa obliga a desprenderse de las nocturnas, las de barrios y la 5 y 36 · El plan económico y financiero incluye que los contratos temporales no sean renovados

Comentarios 68

El plan de salvación de Tussam obliga a que la plantilla de trabajadores de la empresa municipal sea congelada, los contratos temporales no sean renovados e incluso que hasta 11 líneas urbanas tengan que ser asumidas por el Consorcio Metropolitano de Transportes. Se trata de tres de las directrices que deben ser incluidas irremediablemente en el plan general de saneamiento económico y financiero de la empresa, tal como se trató ayer en el seno de un consejo de administración al que no acudieron todos los representantes convocados.

Tussam reconoce que se encuentra en una situación "grave y delicada", aunque asegura que su coyuntura no es especialmente diferente al de las entidades de transporte urbano de otras capitales. El consejo analizó las causas del desequilibrio económico: tarifas excesivamente bajas, aportaciones municipales que no cubren el déficit, endeudamiento financiero desproporcionado, costes de personal elevados y existencia de líneas urbanas especialmente deficitarias. El plan económico se considera de "imperiosa necesidad" para conseguir la estabilidad financiera.

La medida de mayor impacto es la denominada "metropolitanización" de determinadas líneas, que no supondría su desaparición, sino un cambio de manos. A este respecto se citan aquellas que la empresa considera que tienen un mayor "carácter metropolitano" y que pasarían a ser asumidas por el Consorcio de Transportes: las seis líneas nocturnas, las líneas de barrio B3, B4 y B5 y las líneas 5 (que conecta Los Remedios con Nervión) y 36 (que comunica la Universidad Pablo de Olavide con el Prado). De la 5 y la 36 se precisa que su evolución está marcada por la incertidumbre como consecuencia de la paulina implantación de la línea 1 del Metro.

El consejo también ha analizado la necesidad de ajustar la oferta de algunas líneas del resto de la red debido a la ampliación del carril bici y a la consolidación del uso del Metro. Respecto a lo estrictamente laboral, se tiene la certeza de que la actual plantilla de trabajadores fija de 1.373 trabajadores (956 de autobuses y 29 de tranvía) debe ser congelada, pues se considera suficiente para cubrir el servicio necesario. Los contratos temporales no serán renovados. Consecuentemente, el consejo deliberó sobre la necesidad de "flexibilizar determinados aspectos laborales" al no existir plantilla temporal.

Durante los tres años de vigencia del plan económico habrá un compromiso de mantener el poder adquisitivo del personal, aunque en ningún caso los gastos en este apartado superarán el IPC. La empresa informó también ayer de que se afronta un proceso de "acciones de ahorro que indicen en la reducción general de costes", entre las que se plantea la supresión de varias prestaciones internas y contribuciones económicas, sin mayores precisiones por el momento.

El plan económico parte del compromiso del Ayuntamiento de transferir anualmente, con carácter de aportación ordinaria, el déficit de explotación generado. El Consistorio compensará a Tussam en la cuantía correspondiente al déficit generado por los títulos de viaje gratuitos o bonificados. El Ayuntamiento también compensará por las líneas de marcado carácter social o especialmente deficitarias, para lo cual se tomará como criterio el déficit medio de la red.

El consejo también analizó el pasivo bancario de la empresa, generado básicamente por la imposibilidad de cubrir los gastos de explotación con los ingresos obtenidos tanto por las tarifas como por las aportaciones municipales. La empresa propone un plan que permita reducir la deuda bancaria a un 25% de su cifra actual y disminuir los gastos financieros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios