UPO e Hispalense evitan el desplome de los matriculados en sus grados

  • Tanto la Universidad de Sevilla como la Pablo de Olavide suben discretamente. En la UPO quedan por resolver unas 1.000 incidencias del proceso de automatriculación.

Pese a que en su día se apuntó a un posible desplome en las matriculaciones por la subida de tasas, las dos universidades sevillanas han conseguido salvar la cara y, aunque discretamente, mantienen el número de alumnos apuntados en sus grados, un indicador importante (aunque cada vez menos) a la hora de lograr fondos públicos. Para saber los números definitivos de matriculación en los másteres habrá que esperar al próximo día 31 de octubre.

Según los datos provisionales a los que ha tenido acceso este periódico, la Universidad de Sevilla habría, incluso, crecido medio centenar de alumnos, por lo que sobrepasaría los 58.000 matriculados en sus grados y primer y segundo ciclos de las anteriores licenciaturas y diplomaturas.

Por su parte, en la Universidad Pablo de Olavide se ha pasado de los 11.090 matriculados en 2011-2012 a los 9.945 del presente, es decir una reducción del 10%. Sin embargo, según indicó este martes el vicerrector de Estudiantes de la UPO, Modesto Luceño, en la actualidad, y debido a los problemas que hubo con la automatriculación en internet, quedan unas 1.000 incidencias que se resolverán y, finalmente, se puede "incluso detectar una pequeña subida en el número de matriculados". A falta de una quinta fase de adjudicación, se han cubierto todas las plazas de nuevo ingreso.

La principal razón para explicar estos números es el importante esfuerzo que ha realizado la Junta de Andalucía para que la tan temida subida de las tasas universitarias, sobre todo en primera y segunda matrículas (que son las que afectan a la gran mayoría de los estudiantes), fuese la mínima permitida por el Gobierno de la nación. Otra de las razones es el aumento de personas con interés por cursar estudios superiores en unos momentos en los que el mercado laboral juvenil es prácticamente inexistente. La mayoría de los estudios e investigaciones indican que, actualmente, la mejor garantía para conseguir un trabajo con una remuneración digna es tener un título universitario.

Asimismo, se detecta una disminución en el número de créditos en los que se están matriculando los alumnos. Las economías familiares no están boyantes y se impone el apuntarse estrictamente a los créditos que el alumno es consciente que puede aprobar. Pese a todo, en la Olavide esta bajada apenas alcanza el 1%. La Universidad de Sevilla, por su parte, no ha facilitado todavía datos concretos, pero fuentes solventes confirman esta bajada en el número de créditos por alumno.

En lo que a másteres se refiere, y teniendo en cuenta que el plazo de matrícula está abierto hasta el próximo 31 de octubre, los datos provisionales son más preocupantes que en los grados. Actualmente, en la Olavide ya se han matriculado 951 estudiantes, lo que supondría un 20% de descenso si se compara con el pasado año, en el que hubo un total de 1.210 matriculados. Sin embargo, desde la UPO se insiste en que estos datos todavía pueden variar sustancialmente. Es más, el mismo vicerrector Modesto Luceño insistió en que se espera volver a las cifras del anterior curso.

En la cuestión de los másteres también ha sido importante la moderación con que la Junta ha subido las tasas de matriculación. La media del precio de un máster en la Olavide es de 1.900 euros, mientras que el año anterior era prácticamente igual, poco más de 1.800 euros. Por su parte, la Universidad de Sevilla prefirió tener los datos definitivos antes de suministrar información.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios