Universitario más allá de los 45

  • Un total de 75 personas se han presentado este año a la prueba de acceso a la universidad para mayores de 45 años, 44 en la Universidad de Sevilla y 31 en la Pablo de Olavide

Beatriz Mora y su hija compartirán apuntes el próximo curso 2017-2018 en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Sevilla si ésta última logra aprobar Selectividad, cuya nota conocerá esta semana. Su madre, de 48 años, ya ha conseguido acceder con una nota media de 8,5 a través de la prueba de acceso a la Universidad para mayores de 45 años, en vigor desde 2014.

El pasado mayo, 75 personas mayores de 45 años se presentaron en Sevilla a esta prueba académica, que incluye un examen teórico de Lengua Castellana y una entrevista personal. Treinta y uno de ellos lo hicieron en la Universidad Pablo de Olavide y 44 en la Hispalense, aprobando, en este último caso, el 68% de los presentados. A la mayoría de estos nuevos universitarios les mueve una motivación personal, no una necesidad profesional. Buscan su propia satisfacción personal.

La Universidad de Sevilla ha contado este curso 2016-2017 con 26 alumnos mayores de 45 años, aunque 104 solicitaron la admisión a los estudios de Grado. La titulación con mayor demanda entre este colectivo ha sido el Grado de Psicología, seguido por Historia del Arte y Bellas Artes.

El próximo curso 2017-2018, la Hispalense prevé ofrecer 151 plazas para estos alumnos, lo que equivale al 1% del total de plazas de cada titulación, con un mínimo de una plaza. El cupo de la Pablo de Olavide, por otro lado, es de un 2% en cada Grado para los alumnos de 40 y más de 45 años.

Para acceder a esta prueba, los alumnos no pueden poseer ningún título universitario o de ciclo formativo de grado superior, Formación Profesional o equivalente, haber realizado la Selectividad, la prueba de mayores de 25 años o cualquier prueba o título que habilite para acceder a la Universidad.

Beatriz Mora es educadora e intérprete de lengua de signos. Desde hace 28 años trabaja con menores con deficiencias visuales, ciegos y sordociegos. "En el año 89, cuando oposité, no era necesario un título universitario. Ahora quiero estudiar por gusto", comenta esta mujer natural de Barcelona y residente en Sevilla desde hace 28 años. Madre de tres hijos, fue la más pequeña, de 18 años, la que le ayudó a prepararse la prueba. "Hacía 30 años que no hacía un comentario de texto ni un análisis sintáctico o morfológico. Mi hija me dejó su temario de 2º de Bachillerato", explica.

Teresa López también se ha presentado este año a la prueba de acceso para mayores de 45 años, que ha aprobado con una media de 7. Dejó sus estudios en 3º de BUP y se preparó unas oposiciones. Ha pasado por la banca, ha montado su propia librería e, incluso, opositó para bombero, pero desde hace varios años se dedica al crecimiento personal y emocional como coaching personal. "Quiero estudiar Antropología en la Universidad de Sevilla porque siento que me falta formación", asegura esta granadina de nacimiento que vive en Sevilla desde hace 20 años. "Me gustaría aprender de dónde venimos y cómo la cultura influye en nuestra personalidad, pensamiento y comportamiento", señala. "Soy madre de trillizos y hasta ahora no he podido dar el paso y volver a estudiar", comenta. "Mis hijos ya han terminado sus carreras y me cuentan que han tenido compañeros de mi edad y que, en los trabajos en grupo, preferían ponerse con ellos porque eran más disciplinados que los compañeros de su edad. Creo que en clase me van a ver como una segunda madre".

En el caso de María Dolores Nuevo de los Ríos, de 47 años, su motivación es su hijo. Esta sevillana, peluquera de profesión, desea estudiar el próximo año Logopedia en la Universidad Abierta de Cataluña, a distancia y on line, para poder estimular y mejorar en el cuidado de su hijo de 9 años, que padece trastorno del espectro autista. "Sé cuándo voy a empezar pero no cuándo terminaré. Me lo tomaré con calma porque mi hijo depende de mí", señala esta futura universitaria, que ha estado seis meses preparándose la prueba de acceso. "Me pareció relativamente fácil, pero estaba muy nerviosa".

Desde el Centro de Educación de Personas Adultas Ribera del Guadalquivir de Coria del Río, una decena de personas de más de 40 años se presentaron a estas pruebas tras más de un año de preparación. Manuela Carrascal, de 56 años, ha conseguido una media de 6,85, aunque reconoce que se esperaba más nota. Tanto ella como su compañera María del Carmen Garrido quieren estudiar Psicología el próximo curso.

"Siempre he querido entender el comportamiento humano", señala Manuela Carrascal. "No tenía estudios. De joven nunca tuve la oportunidad de estudiar, vivía en el campo, lejos de la ciudad y en el centro para adultos me he sacado el título de ESO y el acceso al Grado Superior", continúa. "Trabajo limpiando casas por horas. Sé que la Universidad será dura pero me encuentro capacitada para hacerlo", admite.

La Universidad Pablo de Olavide no oferta el Grado en Psicología, por lo que tanto Manuela Carrascal como María del Carmen Garrido se plantean estudiar un año en la Universidad de Sevilla y trasladar su expediente al curso siguiente a la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), ya que ésta requiere a sus alumnos de primer año una prueba propia para entrar, según aseguran las nuevas universitarias, y acudir todos los días a la Hispalense supone un coste adicional.

"Tengo muchas ganas de empezar y de superar nuevos retos pero tengo un hijo de 17 años que está a las puertas de la Universidad, y con los gastos que esto supone, habrá que darle paso a él antes que a mí", comenta Garrido, que ha aprobado con un 8 de media. "No descarto trabajar en un futuro pero soy realista. Mientras que empiezo y termino, tendré más de 50 años. Sé que es muy difícil encontrar trabajo con mi edad. Esto lo hago más por un deseo propio", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios