Urbanismo reclama el desalojo de un bloque de viviendas en Regiones Devastadas

  • Alega "peligro inminente" tras la caída de un falso techo en uno de los pisos.

Comentarios 2

La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla ha dado cuenta este jueves a los vecinos del número 4 de la calle Eduardo Torres, en la barriada de Regiones Devastadas, de los resultados de los informes sobre el estado del edificio a tenor de las últimas lluvias y tras la caída de un falso techo de escayola en una de las viviendas, señalando que el inmueble debe ser desalojado al existir "peligro inminente".

Según indicaron fuentes municipales y vecinales, el desalojo de personas y enseres de las 17 viviendas y un local comercial, dispuesto por el gerente de Urbanismo, Miguel Ángel Millán, cuenta con el 4 de marzo como fecha límite, después de que los informes de Bomberos y del Servicio de Control de la Edificación hayan detectado una oxidación de la armadura -lo que hace que pierda capacidad de resistencia y podría provocar la rotura del forjado de la cubierta- y filtraciones por las lluvias, lo que se suma al mal estado de conservación de la vivienda.

Así, todos los habitantes del inmueble tendrán que salir -pese a que había familias que se negaban a ello-, para lo cual la empresa municipal de la vivienda (Emvisesa) ya se encuentra estudiando su parque de viviendas para ofertar según los casos.

En este sentido, el gerente de Emvisesa, Juan Carlos de León, indicó que tras el desalojo será clausurado, pasará a ser demolido en el presente mes de marzo junto a otros inmuebles previstos en la barriada, tal y como ya se avanzó. De León reivindicó la rápida actuación de la administración, ya que "inmediatamente después de conocer el informe hemos convocado a los vecinos afectados, pues a pesar de que Emvisesa no es el propietario sí está al frente de la gestión".

Asimismo, la empresa municipal de la vivienda de Sevilla, según su gerente, ya ha puesto a disposición de los vecinos viviendas del parque propio del ente, "en las mismas condiciones que para los otros cuarenta residentes que ya han salido de la barriada". Al respecto, subrayó que "cada familia es un mundo y las circunstancias se analizan de manera personalizada, según las condiciones de cada vivienda".

"Intentamos dar respuesta a las necesidades que requieran cada una de las familias", defendió De León, que recalcó que, por ejemplo, si hay núcleos con niños escolarizados en la zona o personas mayores que requieran una vivienda adaptada, "se hará todo lo posible para que se puedan cumplir los requerimientos individuales".

No obstante, el parque de viviendas de Emvisesa es "reducido", añadió, señalando que "ojalá tuviéramos viviendas para las prioridades y circunstancias que cada uno tenga". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios