Urbanismo legalizará las viviendas a 250 familias

  • La Gerencia estudiará cada caso concreto de unas casas construidas en suelo no urbanizable.

Unas 250 familias podrán legalizar sus viviendas situadas en suelo no urbanizable tras la aprobación este jueves en el Pleno municipal del avance de planeamiento para la delimitación de los asentamientos y edificaciones en esos terrenos. Unas están bajo la denominación de suelo no urbanizable de carácter natural o rural (Camino de la Reina, El Gordillo Sur, Las Ratas, Camino de Rojas y Vistahermosa) y otras sobre suelos no urbanizables de especial protección integral o compatible (Isla de Garza y Carretera de la Algaba). "Nos comprometemos a acelerar el proceso, pero cada caso requiere una solución adaptada, con velocidades diferentes", destacó el concejal de Hábitat Urbano, Antonio Muñoz.

La nueva ordenanza que también fue aprobada plantea unas condiciones mínimas de habitabilidad y diferencia entre varias situaciones. Las urbanizaciones del Gordillo Sur, Las Ratas y Vistahermosa cuentan con un grado de consolidación superior al 80% y cuatro viviendas por hectárea. En estos casos se suspenden cautelarmente los procedimientos de restitución de algunas de esas edificaciones y las sanciones que puedan conllevar. La ley permite que haya una reducción de hasta el 75% en el caso de que existan multas.

Las viviendas aisladas no incluidas en estos asentamientos contarán con un análisis individualizado de cada situación para ver si se la da la misma categoría que las anteriores. Tras regularizar las condiciones mínimas, podrán pedir licencias de obras, normalizar sus relaciones con el registro, anular cautelarmente sanciones y la contratación de suministros. Una situación peculiar es el Camino de Rojas, que se encuentra en suelo no urbanizable, pero tiene una especial protección ambiental al ser una zona inundable y una vía pecuaria. Los vecinos consideran que se trata de un error del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

El documento permitirá identificar y delimitar los asentamientos urbanísticos y las posibilidades de implantación de servicios e infraestructuras en estos terrenos cuando sean incorporados en el planeamiento urbanístico. Servirá para la identificación, fuera de estos núcleos, de las edificaciones aisladas susceptibles de reconocimiento y/o legalización mediante la aplicación de unas ordenanzas específicas que se tramitan simultáneamente. De esta forma, si bien este avance es un instrumento de carácter cautelar que no implica más que la delimitación de estos asentamientos sin que se puedan adoptar determinaciones urbanísticas (tales como clasificación de suelo, régimen de usos o, edificabilidades), con la aprobación de este documento se da un paso decisivo en la normalización de estos asentamientos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios