Sevilla

Urbanismo reconoce "un error" del PGOU en Alcosa, pero niega mala fe

  • El 'esqueleto' se demolerá en parte y se estudiará si admite un centro de adultos

Comentarios 3

En una nueva reunión con los vecinos afectados, el Ayuntamiento de Sevilla ratificó ayer su compromiso de demoler parcialmente entre junio y julio el edificio del centro comercial de Alcosa pegado a las viviendas y de adquirirlo en propiedad para destinarlo a servicios públicos municipales. El proyecto de demolición parcial es viable, según los técnicos, pero lo supervisarán antes los residentes de la zona. El edificio recortado se colocará "a la distancia que los vecinos consideren oportuna", aseguró ayer el concejal de Urbanismo, Emilio Carrillo, a la prensa. Como garantía, el Consistorio hará constar en acta estos puntos y serán firmados por las partes.

En relación a la investigación a fondo del caso que reclaman los vecinos, el edil Carrillo (PSOE) declaró ayer que "no hay nada extraño e irregular en este procedimiento; los servicios jurídicos dicen que la norma se ha aplicado a rajatabla", pero sí admitió que hubo "un error" de planeamiento en el nuevo PGOU (Plan General de Ordenación Urbana) de Sevilla por el que se construyó el centro comercial compacto (tendría que haber sido abierto, más liviano) a menos de dos metros de las viviendas de la Plaza de los Luceros.

En la cita con los vecinos, Carrillo insistió en que no hubo "mala fe" por parte de los técnicos que tramitaron la licencia de obras. Sobre la escasa distancia del edificio comercial respecto a las viviendas, el edil explicó que ningún artículo del plan urbanístico hace referencia a las lindes porque todos los edificios comerciales proyectados en el PGOU están en espacios abiertos. La excepción era Alcosa: el único rodeado por viviendas, pero Urbanismo no lo detectó hasta que protestaron los vecinos y era tarde.

Según el concejal, todos los detalles de esta obra de Alcosa se explicarán a los afectados el próximo jueves en una reunión con el gerente de Urbanismo, Alejandro Martín, y con otros técnicos. Carrillo aclaró ayer a los vecinos que la obra sigue paralizada, que el edificio no acogerá un centro de día para mayores, que se estudiará si admite un centro de adultos (el del barrio, con 500 personas, carece de sede propia) y que los Bomberos analizarán si hay inseguridad con la grúa de la obra y ante cualquier emergencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios