turismo

Veto a los jóvenes para alquilar en El Rocío

  • El destrozo ocasionado en muchas casas lleva a sus propietarios a restringir el alquiler a familias y personas con cierta edad

  • Se exige una elevada fianza para prevenir los daños

Un cartel anuncia el alquiler de esta casa en la aldea del Rocío. Un cartel anuncia el alquiler de esta casa en la aldea del Rocío.

Un cartel anuncia el alquiler de esta casa en la aldea del Rocío. / A. Domínguez

Comentarios 4

Muebles quemados. Retretes atascados. Baldosas destrozadas. Y enchufes arrancados. Son en líneas generales el aspecto que presentaba, hace seis años, una casa de El Rocío tras las fiestas navideñas. La denuncia del propietario propició la apertura de una investigación por parte de la Guardia Civil, que concluyó con la detención de siete jóvenes, entre ellos, cuatro menores de edad. Fue la gota que colmó el vaso. No era la primera vez que esto sucedía, pues por desgracia se había convertido en frecuente que los alquileres a grupos de adolescentes acabaran de esta forma: usando la vivienda para actos vandálicos.

A partir de entonces quienes poseen una casa en la aldea almonteña -alojamiento muy demandado por los sevillanos para pasar la Navidad y el Año Nuevo- pusieron mucha más cautela a la hora de arrendarla, especialmente en estas fechas. De ahí que ahora se vete a grandes grupos de jóvenes y se opte por familias que garanticen un mínimo de control en el cuidado del mobiliario.

Las inmobiliarias piden a los arrendatarios el DNI para garantizar el cuidado de la vivienda

"No pongas mi nombre ni el de la inmobiliaria para la que trabajo, que luego parezco que soy la mala de esta historia y que echo a los clientes". Quien así habla es la empleada de un portal inmobiliario que se encarga de alquilar casas en El Rocío. Son fechas de mucho trabajo. Hay familias que las han arrendado para el pasado puente de la Inmaculada y otras que las disfrutan un mes entero, hasta que pasen los Reyes. Esta época, junto a la romería de Pentecostés y la festividad de la Candelaria, es una de las temporadas altas en la aldea marismeña.

El tipo de casa -amplia, con porche, gran patio, con numerosas camas, varios cuartos de baño y hasta con chimenea- se convierte en un reclamo para quien quiera disfrutar de uno de los parajes naturales más bellos de España. Disfrutar de un inmueble de estas características puede rondar los mil euros un fin de semana. Este precio se incrementa según las variables: la cercanía con el santuario de la Blanca Paloma y el número de habitaciones. Para las fiestas navideñas también se encarece. Sirva de ejemplo el reciente puente de la Inmaculada, en el que los precios del alquiler rondaron entre los 680 y 1.500 euros.

"El cliente que se aloja en esta época tiene un perfil distinto al de la romería. Para Pentecostés suelen hacerlo familias o grupos de amigos rocieros, que vienen casi todos los años y alquilan la misma casa. En Navidad, sin embargo, son grupos de jóvenes los que buscan un arrendamiento donde divertirse y pasar las fiestas, sin importarles si está cerca del santuario o el número de cuadras que posee", refiere el empleado de otra inmobiliaria.

Este cambio de perfil es el que inquieta a los propietarios de las casas, que ponen muchas condiciones antes de alquilar la vivienda en estas fechas. En caso de que la operación se tramite a través de una agencia, se ha convertido en frecuente preguntar al interesado si va acompañado de una reunión familiar o de un grupo de amigos. En caso de que sea la segunda opción, en muchas ocasiones se responde con una negativa rotunda. "Los propietarios nos exigen mucha cautela con los arrendatarios. No quieren que sus viviendas acaben destrozadas, como ha ocurrido años atrás", explican desde otra inmobiliaria. Si los solicitantes constituyen un grupo familiar, se pide el DNI a cada integrante que vaya a disfrutar de la casa. "Es una forma de hacerles responsables de cualquier daño que se produzca", explican.

Los dueños que gestionan el alquiler directamente optan por fijar el depósito de una fianza muy elevada para evitar daños. Así lo hace el almonteño Aurelio Pérez, a quien esta fórmula le ha funcionado: "La gente quiere recuperar el dinero y para hacerlo han de cuidarlo todo. Rebajo el precio del alquiler, pero a cambio me aseguro de que me van a devolver la casa en buenas condiciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios