Sevilla

Victorio & Lucchino anuncia una reestructuración de la firma y más despidos

  • Los diseñadores dicen que cuentan con "un solvente plan de viabilidad que garantiza la continuidad de la actividad".

Comentarios 3

La firma de moda sevillana Victorio&Lucchino anunció ayer más despidos y un proceso de reestructuración empresarial para hacer frente a las dificultades financieras por las que atraviesa. En un escueto comunicado, la empresa sevillana aseguró que cuenta con un "solvente plan de viabilidad que garantiza la continuidad de la firma y la actividad", e incidió en que "no hará valoraciones" del proceso concursal en el que está inmersa.

El concurso de acreedores ha correspondido al juzgado de lo Mercantil 2 de Sevilla, que se lo notificará a la empresa interesada y resolverá sobre su admisión. El concurso de acreedores fue instado de forma separada en junio por dos acreedores diferentes, que lo dirigieron contra V&L Costura Diseño y Moda, la empresa matriz de los modistos.

Victorio y Lucchino, que entre otros diseñaron el traje que lució la duquesa de Alba en su boda en octubre de 2011 en Sevilla, cerraron, en agosto de 2011, su céntrica tienda en la Plaza Nueva de Sevilla. El local, que sigue en venta, tiene 760 metros cuadrados en dos plantas y, según informó entonces la empresa, su cierre se debió a la búsqueda de un modelo "completamente distinto", con atención personalizada al cliente.

Las sociedades del grupo Victorio y Lucchino tienen varios locales en Sevilla con embargos, la mayoría a favor del Estado, según consta en el Registro de la Propiedad. En total, los diseñadores acumulan embargos por cinco millones de euros. En un local de la calle Sierpes figuran varios embargos, entre ellos uno preventivo para responder a más de 1,2 millones por un procedimiento abierto por la Agencia Tributaria de Sevilla en junio de 2009 y que afecta al pago de la liquidación durante un plazo de cinco años. Además, en mayo de 2012, la Seguridad Social ordenó el embargo de un piso de la calle Boteros por 800.000 euros. El local de los modistos en la Plaza Nueva está hipotecado con el BBVA por 3,3 millones de euros y también tiene varios embargos. En total estas medidas cautelares suman 5,3 millones de euros.

Las últimas cuentas presentadas por la sociedad corresponden al año 2006, cuando se registraron pérdidas por 0,6 millones de euros soportando un pasivo cercano a los diez millones. La situación límite de la empresa podría llevar al juez a decretar de manera forzosa el concurso de acreedores, ya que la ley concursal contempla como presupuesto para ello el incumplimiento generalizado del pago de impuestos y cuotas de la Seguridad Social. De cara a la plantilla, los diseñadores deben también cinco meses en nóminas y pagas extraordinarias a trabajadores del taller.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios