Zapatero insta a dejar la huelga e insiste en la "tolerancia cero"

  • El Ejecutivo llega a un pacto con el 88% del sector, pero el resto mantiene el paro · Las carreteras se normalizan, mientras las empresas anuncian pérdidas y despidos

Comentarios 2

"El Gobierno garantizará la libre circulación de aquellos transportistas que quieren trabajar y que son la mayoría". Con esta frase, el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, reclamó ayer a los transportistas que pongan fin al paro y que las patronales convocantes se sumen al acuerdo que el Ministerio de Fomento ha suscrito con la mayoría del sector. Además, advirtió que el Gobierno tendrá "tolerancia cero" con todos aquellos actos de violencia y coacción que se registren.

La advertencia fue secundada por el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, que llegó a pedir incluso "más contundencia" al Gobierno para lograr el fin del paro. A su juicio, lo que han hecho los piquetes es "muy dañino" para todos los españoles, por lo que el Ejecutivo debe tomar "medidas serias" para que "no se pisotee" este derecho.

Zapatero consideró que el Gobierno "ha hecho lo que tenía que hacer en cada momento", con el Ministerio de Fomento negociando y el Ministerio del Interior "dando respaldo al despliegue de 25.000 efectivos". Además, advirtió a las organizaciones convocantes que han emprendido "un camino que no va a ninguna parte" con su reivindicación de fijar una tarifa mínima para los servicios de transporte y con los actos de coacción.

"Quemando camiones no se logra nada más que hacer daño a la gente y a los bienes", dijo. Por ello, hizo una llamada a la "responsabilidad" a los convocantes -Fenadismer, Confedetrans y Antid- para que se sumen al acuerdo cerrado por Fomento y el resto del sector -representante del 88% de los transportistas- sobre un conjunto de 54 medidas de apoyo para afrontar el alza del combustible. Cerró, así, cualquier margen de negociación con los convocantes.

Además, el jefe del Ejecutivo dijo que a lo largo del día de ayer se fue recuperando la normalidad en el suministro y en el transporte, si bien indicó que los efectivos policiales ya han escoltado a 9.500 camiones y han abordado a más de un millar de piquetes desde el inicio del paro.

Por su parte, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, realizó un llamamiento a los camioneros que continúan aparcados en las plataformas logísticas: "Pueden circular con seguridad". Afirmó que la situación continúa normalizándose, las carreteras están despejadas salvo incidentes puntuales, el 80% de las gasolineras están totalmente abastecidas y las plataformas logísticas "funcionan con normalidad". El titular de Interior anunció además que el Gobierno eliminará las restricciones al tráfico de camiones durante el fin de semana para conseguir la "normalización definitiva".

Pero no todo son buenas noticias. Y es que, al calor del revuelo de la huelga, varias compañías anunciaron ayer que se verán obligadas a presentar Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) por el paro de actividad que han tenido que soportar y que, según sus cálculos, les ha costado más de 500 millones diarios. Seat, Campofrío, Sharp, Ford, Puleva, Nissan, Yamaha y Saica, entre otras, dejan temporalmente en la calle a unos 13.700 trabajadores.

Sin embargo, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, advirtió que se mirará con lupa los ERE que se presentan con la "excusa" del paro de los transportistas, ya que consideran que no hay motivo para ello. Afirmó que no se puede plantear seriamente que 24 horas de falta de suministros motive la necesidad de un ERE. Reconoció que "la falta de suministro repercute negativamente en la economía de las empresas", si bien se mostró convencido de que "se podrá recuperar esa pérdida de producción en los próximos días de una manera rápida".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios