"La ley acabó con las grandes 'botellonas', sólo quedan restos"

  • La concejal defiende el 'botellódromo', pero no da plazos para su ejecución

Comentarios 2

-Las botellonas se multiplican en la ciudad...

-El asunto de las botellonas, desde la aplicación de la ley, es competencia de la Delegación de Convivencia, aunque mantengo un contacto directo con la delegada Nieves Hernández. Hace poco se reunió también el Cecop de la movida, con una reunión para coordinarnos y comprobar que desde la aplicación de la ley se han dado grandes avances para acabar con las grandes concentraciones, que ya no existen. El problema es que al acabar con esas grandes concentraciones han aparecido otras muchas más pequeñas. Ahora quedan restos de pequeñas botellonas en los parquecitos de los barrios y una de las nuevas directrices precisamente es aumentar la coordinación con los distritos, de forma que cuando tengamos alguna queja de vecinos se comunica para ir atajando esos grupos.

-Pero parece que el Ayuntamiento se ha confiado al comprobar que bajaba el número de botellonas con la ley.

-La Delegación de Medio Ambiente se centra ahora en controlar los locales y en ese punto seguimos trabajando igual que antes. Ahora, el problema de los chavales en la calle ya no es competencia nuestra.

-¿Para cuándo estará el botellódromo?

-Ahora mismo están todas las áreas competentes en este proyecto (Lipasam, Tussam, Tráfico, Mivilidad, Policía, Cultura, Parques y Jardines, etcétera) trabajando sus respectivos informes sobre lo que pueden aportar a este proyecto para cuando salga el pliego de condiciones y la empresa que quiera optar al concurso sepa lo que va a tener.

-¿Y hay plazos?

-Ahora mismo, en esa zona quedan muchos restos de la Expo, y Urbanismo está hablando con la Junta para que nos ceda el suelo en las mejores condiciones posibles. Estamos en el trámite de solicitud y cuando tengamos el terreno y los informes de las áreas podremos comenzar a redactar el pliego de condiciones y solventar otras cuestiones como el impacto medioambiental, para que todo esté bien atado. Para hacer las cosas mal y que dentro de dos años los jóvenes no vayan no gastamos dinero ni tiempo.

-¿La Junta tiene algo que ver en este retraso?

-Lo cierto es que cuando yo llegué a la Delegación pensaba que ya se había hecho la petición del suelo, pero esa solicitud se aprobó hace dos meses. No sé exactamente a qué se debe el retraso.

-¿Y ha puesto todo de su parte para facilitar el proyecto?

-Yo he tenido dos reuniones con la Junta. Una con Patrimonio, donde nos presentaron el proyecto del parque periurbano que va en la zona y vi una buena predisposición. Después de me vi con la delegada de Medio Ambiente, a la que tampoco vi una actitud de rechazo, quizá un intento por ayudarnos y orientarnos sobre cómo debía presentarse el proyecto.

-¿Y cree que solucionará el problema de las botellonas?

-El proyecto engloba muchas cosas. Primero es un espacio donde se podrá beber, pero también ofertará espectáculos en directo, teatro, espacios para juegos, conexiones a internet. No será algo exclusivamente para la noche. Tendrá ofertas para la tarde o incluso para el día, para que padres puedan ir con sus hijos a una zona recreativa que no esté enfocada al botellódromo. Si a los jóvenes se les oferta un sitio bonito, agradable, tiene aceptación.

-Pero está lejos, aislado.

-Si un joven sabe que existe un sitio donde no se le va a molestar, lo acepta. Sobre todo si sabe que en otros puntos de la ciudad puede llegar la Policía y echarlo. La Cartuja siempre ha sido un punto de bares y de botellonas y este nuevo espacio estará al lado, así que no creo que esté excesivamente lejos. O también está el caso de los polígonos industriales, que se llenan cada fin de semana a pesar de que sí están lejos. Si se pone un espacio que soluciona el problema del aparcamiento y que tenga transporte público como el que está previsto en el botellódromo, puede ser un éxito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios