Los actos vandálicos en parques y jardines caen un 15% en un año

  • El índice que mide el vandalismo para el Ayuntamiento es el dinero que se gasta en reparaciones · El Cecop gestionará un teléfono interno para las incidencias

Los actos vandálicos cometidos en los parques y jardines de Sevilla se han reducido bastante en el último año en Sevilla. El indicador que utiliza el Ayuntamiento para medir el vandalismo en estos espacios verdes es el dinero público que se gasta cada año en reparaciones del mobiliario destrozado. La cantidad que se ha gastado en lo que va de 2007 es aproximadamente un 15 por ciento inferior a la que se empleó el año pasado.

El Consistorio confía en que todavía se reduzcan más este tipo de sucesos con la entrada en vigor de la ordenanza antivandalismo, que posiblemente sea debatida en el próximo Pleno municipal y que se ha estado elaborando durante los últimos dos años. La medida vendrá acompañada además de la puesta en marcha de un protocolo para disminuir el tiempo de reacción ante las incidencias que se registren en los espacios verdes de la ciudad, que estará coordinado directamente por el Cecop.

Así lo expusieron ayer en rueda de prensa las delegadas de Convivencia y Seguridad, Nieves Hernández, y Parques y Jardines, Eva Patricia Bueno. El Cecop habilitará un teléfono de uso interno para que los empleados municipales puedan informar de cada incidencia que ocurra en los parques y éstas puedan ser solucionadas con rapidez. En el caso del vandalismo, esta medida puede ser esencial para que la Policía Local pueda sorprender in fraganti a los autores de los actos vandálicos y no llegar y encontrarse con el mobiliario ya destrozado.

Este teléfono interno podrá ser utilizado por todo el personal municipal y, sobre todo, por los 40 informadores con los que cuenta el Consistorio en los diversos recintos verdes de la ciudad. Estos trabajadores se encargan a diario de elaborar una serie de informes para alertar a la delegación de Parques y Jardines de los posibles daños que sufren estos espacios que hayan sido detectados antes. Estos supervisores también tienen otras funciones, como disuadir con su presencia la comisión de algún acto vandálico y repartir bolsas de basura para los excrementos de los animales.

A ello se le une el trabajo del servicio de seguridad privada que tiene contratado el Consistorio para parques y jardines, en el que se invierten 910.000 euros anuales. Los vigilantes tienen encargadas básicamente las funciones de apertura y cierre de los parques. Ambas delegadas coincidieron en la importancia de que los parques "se llenen de gente" como otra fórmula válida para corregir el vandalismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios