El acuario despide al cuadro directivo para reducir costes

  • El promotor asume la dirección de forma temporal con la intención de convertirlo en un centro referente en Europa

Comentarios 2

Despidos en el acuario de Sevilla. Los dueños del edificio que acoge a miles de peces, moluscos y otras especies en el muelle de las Delicias decidieron el cese el pasado lunes de su directora, del encargado de la administración y de dos responsables de Biología. El motivo esgrimido por su promotor, Ignacio Aguinaga, fue que el acuario necesita reducir costes y renovar su cúpula directiva con la intención de seguir creciendo y convertirlo en un centro referente en Europa en educación, conservación e investigación.

El director de la empresa que explota el recinto (y posee el 30% del capital) señaló que la decisión fue consensuada con el socio mayoritario, Philippe Forgues, que cuenta con el 65%. De momento, la dirección de las instalaciones será asumida por Aguinaga, quien baraja que esos puestos de trabajo ahora vacantes sean adjudicados a empleados de otros acuarios propiedad del grupo Aquagestión.

"Hay personas que no están contentas con mi trabajo en el acuario. Aun así, mi deseo es que el proyecto siga adelante", indicó Natalia Izquierdo, gerente del centro hasta su fulminante destitución a principios de esta semana. El acuario de la ciudad cerró su primer año de vida el pasado septiembre con una cifra de visitantes por debajo de las expectativas creadas. Sobrepasó los 300.000, aunque la previsión era de 600.000. Tras 14 años y más de ocho millones de inversión, las instalaciones abrieron sus puertas hace año y medio para sumergir al público en el viaje que hizo Magallanes en 1519 a las Islas de las Especias gracias a los 3.000 metros cúbicos de agua y más de siete mil ejemplares que han ido aumentado.

Las destituciones no son los únicos sobresaltos que ha sufrido el acuario en su corta vida. Aguinaga está siendo investigado por un juzgado de Lanzarote bajo la acusación de presunta falsedad documental, administración desleal y estafa. La denuncia señala que el promotor pudo haber obtenido un préstamo de tres millones de la Junta de Andalucía para poner en funcionamiento el acuario mediante la presentación de documentación falsa.

No sólo eso. Otra denuncia contra el promotor versa sobre una posible cesión de trabajadores del acuario de Gijón al de Sevilla en los meses anteriores a la apertura de las instalaciones, así como al posible uso del acuario asturiano para mantener a los ejemplares adquiridos con destino al de Sevilla hasta que éste estuviera en condiciones de acogerlos. Fuentes del acuario señalan que hoy en día siguen trabajando empleados del centro de Gijón en el de Sevilla sin estar dados de alta.

Un tercer caso. Un juzgado de Instrucción de Sevilla está investigando la compra de peces del acuario tras la denuncia formulada por uno de los socios minoritarios (Javier Sainz), que acusa a Aguinaga de obtener un beneficio particular con esta operación. Denunció que el promotor se ha servido de otras empresas de su propiedad para vender los ejemplares al acuario a un precio muy superior al que se podría haber obtenido. El montante total supera los 180.000 euros, con un sobrecoste, según la denuncia, próximo a un 50%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios