El alcalde cede ante IU y opta por llevar el tranvía sólo a San Bernardo

  • Torrijos pacta con Monteseirín ejecutar la obra de modo inmediato "hasta donde no hay problemas" y redefinir la llegada a Santa Justa con un plan financiero cerrado

Comentarios 15

El órdago lo ganó IU. El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Rodrigo Torrijos, ha logrado frenar el proyecto actual de ampliación del Metrocentro a Santa Justa no porque no esté de acuerdo con la extensión del tranvía, sino porque cree "inviable" e "imposible" su ejecución tal como está redactado. Achaca la preponderancia del tráfico privado sobre el transporte público en el trazado, la falta de resolución de problemas derivados de la eliminación de aparcamientos en la zona y la ausencia total de un plan financiero, lo que condicionaría la capacidad inversora del Ayuntamiento.

Alfredo Sánchez Monteseirín ha esperado a que finalice el plazo de presentación de alegaciones al proyecto de ampliación para pactar con su socio de gobierno un prolongación por fases, esto es, acelerar y ejecutar de modo "inmediato" la ampliación del Metrocentro entre el Prado de San Sebastián y el apeadero de San Bernardo y aplazar el tramo entre éste y Santa Justa a la redacción de un nuevo proyecto que recoja las alegaciones realizadas por partidos políticos, colectivos sociales, empresariales y ciudadanos.

"No se ha perdido tiempo; valoro la decisión del alcalde como una medida de buen gobierno, ya que se amplía de modo inmediato el tranvía hasta donde no hay problemas y hasta donde todos estamos de acuerdo", admitió ayer a este periódico Torrijos, que rechazó un supuesto "coste político por el frenazo del proyecto". El primer teniente de alcalde urgió, además, a una nueva reunión con la Consejería de Obras Públicas para cerrar la financiación de las obras de este tramo de 879 metros que, fuentes del Consistorio, cuantifican entre 18 y 21 millones de euros. La Junta, en el único encuentro tenido hasta la fecha con el Ayuntamiento, garantizó cargar con el coste de la infraestructura si el Consistorio pagaba el material móvil. Este nuevo escenario podría introducir cambios en la cofinanciación, ya que la ampliación a San Bernardo no tendría por qué implicar la compra de nuevos trenes al poder ser explotado por las 5 unidades alquiladas actualmente.

El plazo de ejecución de este tramo, de entre seis y 10 meses, sería aprovechado por el Consistorio para cerrar y consensuar la ampliación a Santa Justa, una obra que, por motivos del calendario electoral, tendrá que esperar con toda seguridad al próximo mandato. Las obras del tramo consensuado podrían comenzar a la vuelta del verano.

De otro lado, el delegado de Urbanismo del Ayuntamiento, Emilio Carrillo (PSOE), dijo ayer "no tener conocimiento oficial de aplazamiento alguno" del proyecto de ampliación del tranvía a Santa Justa pese a ser responsable de una de las delegaciones implicadas en el proyecto. Ésta, y su destitución como portavoz del gobierno, parecen ser las primeras consecuencias de la supuesta pérdida de confianza de Monteseirín en quien fuera su vicealcalde en el anterior mandato.

Por su parte, la Consejería de Obras Públicas está aún a la espera de que se le presente el presupuesto definitivo de ampliación del Metrocentro para cuantificar su participación en él. A día de ayer no se había recibido ninguna notificación oficial sobre la modificación introducida en el plan, que acorta ahora su ampliación hasta San Bernardo.

Esta disminución, en principio, no afectaría a la financiación del proyecto -aunque se reduzca notablemente su presupuesto- gracias al compromiso de colaboración entre ambas administraciones. Sólo habría que estudiar las nuevas condiciones para cifrar la cantidad que aportaría la Junta.

880

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios