El alcalde admite que la imagen de la Policía Local "no es satisfactoria"

  • Espadas anuncia que la semana que viene está previsto que se apruebe la nueva plaza para fichar a un nuevo jefe, del que asegura que "tendrá que hacer un importante examen interno"

Comentarios 1

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, admitió este jueves que la "imagen de la Policía Local no es en absoluto satisfactoria". Lo hizo el día después de que se conociera la imputación del jefe operativo del cuerpo, el superintendente Gabriel Nevado Calvo, en un caso de presunto acoso laboral que investiga un juzgado de la capital. El otro superintendente, Juan José García, jefe ejecutivo de la Policía Local, está procesado y a la espera de juicio por el presunto amaño de las oposiciones para entrar en la fuerza municipal.

Con los dos superintendentes investigados, la cúpula de la Policía Local queda bajo sospecha. Una situación en la que se encuentran también más de medio centenar de agentes implicados en distintos casos de corrupción: la filtración de los exámenes de acceso al cuerpo, una trama para cobrar tasas de manera ilegal y otra de falsificación de sellos para percibir dietas por asistencia a juicios de forma irregular.

La mayoría de los casos, como se encargó de recordar este jueves el alcalde, son heredados de mandatos anteriores, pero la imagen del cuerpo está actualmente más sucia que nunca. "La mayoría de estas situaciones se arrastran del pasado. Ojalá terminen cuanto antes estos procesos y se determine si hay o no responsabilidades", dijo ayer Espadas, que atendió a los medios de comunicación durante una visita al Centro de Participación Activa para Mayores de Ciudad Jardín.

"Es evidente que la imagen de la Policía Local no es en absoluto satisfactoria", reconoció Espadas, que tuvo que volver a hablar públicamente de la presunta corrupción en la Policía Local, después de que hace un año, cuando se conoció el procesamiento de los agentes por el presunto amaño de las oposiciones, asegurara que no volvería a hacerlo. El alcalde recordó que tiene previsto fichar a una persona ajena al cuerpo para dirigir la Policía Local y anunció que lo hará cuanto antes.

El viernes de la semana próxima, en el seno de la junta de gobierno, el Ayuntamiento tiene previsto aprobar la convocatoria de una plaza de jefe de la Policía Local. El anuncio no es nuevo. El alcalde ya tenía decidido que iba a fichar a un jefe externo desde hace meses, pero la imputación de Nevado parece haber acelerado las gestiones para ello. Espadas aplicará así el artículo 12 de la actual ley autonómica de coordinación de policías locales, que permite a los alcaldes designar a un miembro de las Fuerzas de Seguridad del Estado como máximo responsable de la Policía Local, sin necesidad de ser agente municipal ni pertenecer a la plantilla de Sevilla.

"Es algo imprescindible después de cinco años sin disponer de un jefe de la Policía Local válidamente nombrado en su puesto como tal", dijo Espadas, en referencia a la bicefalia al frente del cuerpo que impuso su predecesor. Juan Ignacio Zoido, para cumplir con una promesa que le hizo al sindicato mayoritario, el Sppme, no nombró a ningún jefe de fuera, sino que dividió la Jefatura en dos partes: la operativa, que dirige Gabriel Nevado, y la ejecutiva, en manos de Juan José García. Esta situación se mantiene todavía hoy y en la práctica se ha traducido en un absoluto desgobierno.

Espadas dijo también que el futuro jefe de la Policía Local "tendrá que hacer un importante examen interno, para que no vuelvan a producirse situaciones como las que han ocurdido en el pasado". Añadió que respetará las decisiones que tomen los tribunales sobre cada caso que afecta a la Policía Local y expuso que los agentes "deben ser absolutamente inflexibles con cualquier tipo de conducta que se separe de la ejemplaridad".

El alcalde profundizó en el caso concreto del superintendente Nevado, citado a declarar como investigado el próximo 30 de junio por la juez de Instrucción número 17 de Sevilla, que investiga un presunto acoso laboral en el seno de la fuerza municipal. La imputación de Nevado surge a raíz de una denuncia presentada a finales del año pasado por el sindicato UGT, a la que se adhirió el Sindicato de la Policía Local de Sevilla (SPLS). Ambas centrales exponían el caso de un oficial que fue trasladado de manera forzosa desde el Ayuntamiento, en el que había pasado ocho años de servicio, a la Jefatura de la Ranilla, donde se había quedado sin cometido. La orden de cambio de destino la dio verbalmente el superintendente Nevado, según relatan los denunciantes.

"Es una decisión de organización del servicio respecto a un subordinado que entiende que esa decisión no estaba justificada. Hay dos posiciones legítimas, la del jefe que da una orden y la del policía local que entiende que esa orden no era justa o ha lesionado algún derecho", señaló Espadas. El alcalde también recordó que el oficial denunciante "decidió no optar por la vía interna" habilitada en el Ayuntamiento para solucionar este tipo de conflictos. "Vamos a esperar a ver cuál es el criterio del tribunal", concluyó el regidor, que de momento mantiene en sus puestos a los dos superintendentes imputados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios