El alcalde promete dos bibliotecas "por cada una que nos boicoteen"

  • Monteseirín expresa su malestar por la paralización judicial de la biblioteca del Prado con ocasión de su visita a las obras de la que se construye en Torneo

El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, expresó ayer su descontento con la paralización de las obras de la biblioteca de la Universidad de Sevilla en el Prado de San Sebastián, dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) tras las denuncias vecinales. Monteseirín aprovechó su visita a las obras de construcción de una nueva biblioteca en el paseo Juan Carlos I para pronunciarse sobre este particular. "Por cada biblioteca que nos boicoteen, construiremos dos más", sentenció. El alcalde añadió que "no vamos a cejar en este empeño, ni a permitir que nos quemen las bibliotecas administrativamente hablando".

El alcalde precisó sobre el proyecto de Torneo que "no se trata de una actuación aislada, sino que forma parte de una apuesta decidida por seguir recuperando espacios que en su día estaban degradados" e insistió en el proyecto paralizado de la biblioteca del Prado para afirmar que "las iniciativas de este tipo contribuyen a generar empleo que en estos tiempos son un bien muy preciado". El alcalde reiteró sus planteamientos e indicó que "intereses particulares" están impidiendo que se generen dichos puestos de trabajo.

La nueva biblioteca se sitúa en el margen izquierdo del río Guadalquivir junto a la calle Torneo a la altura de antigua torre de Renfe, en el denominado paseo de Juan Carlos I entre el puente de la Barqueta y la pasarela de la Cartuja. "Esta construcción significa el encuentro entre la ciudad y el río", opinó el alcalde, que visitó las obras acompañado del gerente de Urbanismo, Miguel Ángel Millán, y la delegada de Cultura y Comunicación, Maribel Montaño. La edificación, que comenzó el pasado 17 de junio, cuenta con un plazo de ejecución de siete meses, por lo que se calcula que estará disponible a comienzos del 2010.

La nueva biblioteca, que parte de la iniciativa del Plan Director Municipal de Bibliotecas, elaborado por la Delegación de Cultura, cuenta con un presupuesto de más de cuatro millones de euros que será financiado con fondos del Plan de Inversión Local para el Empleo provenientes del Estado, explicó el alcalde.

El edificio contará con una superficie útil de 1.656 metros cuadrados que se repartirán en dos plantas, aprovechando los dos niveles de la parcela en la que se asienta. La biblioteca tendrá dos entradas diferenciadas: una en la calle Torneo y la otra, en la planta baja, desde el paseo Juan Carlos I. Respecto a la distribución de las plantas, el nivel superior prestará servicio a la mayor parte de la población que se dirija a la biblioteca, pues en ella se concentran las actividades de mayor trasiego y diversidad, tales como la zona infantil, la cafetería, el vestíbulo de acceso o la sala de exposiciones, repartidas en 824 metros cuadrados. En la planta inferior, situada al nivel del río Guadalquivir, dará acceso al público de la zona de paseo, reuniendo en 809 metros cuadrados las actividades que necesitan mayor silencio, como las salas de lectura de adultos, la sala de trabajo colectivo y las dependencias de uso administrativo. El edificio, de 72,5 metros de longitud y 13 metros de anchura, se levantará de cara al río y la Isla de la Cartuja en todo su frente, consiguiendo así que todas sus estancias asomen a la orilla del río.

1.656

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios