Dos años de lucha contra una publicidad

  • Urbanismo vuelve a ordenar la retirada del panel que afea la estética de la Plaza del Salvador

El anuncio en la calle Álvarez Quintero. / JUAN CARLOS VÁZQUEZ El anuncio en la calle Álvarez Quintero. / JUAN CARLOS VÁZQUEZ

El anuncio en la calle Álvarez Quintero. / JUAN CARLOS VÁZQUEZ

Comentarios 3

Más de dos años baldíos. La Gerencia de Urbanismo no consigue la retirada del panel publicitario situado en el número 4 de la calle Álvarez Quintero, a la vera de la Plaza del Salvador, y apreciable en toda su intensidad desde la Cuesta del Rosario. El anuncio va cambiando para difundir diferentes negocios. Sus luces estridentes chocan frontalmente con la normativa que trata de proteger el casco histórico de la ciudad. El Ayuntamiento comenzó en abril de 2015 su particular lucha contra la empresa responsable, la reiteró en 2016 y ha vuelto a hacerlo en 2017. De nada han servido los requerimientos hasta ahora. "Al día de la inspección la publicidad continúa instalada", aseveró recientemente en su informe el inspector de turno antes de recordar la carencia de permisos, efectuar una nueva propuesta de multa coercitiva (600 euros) y recordar la orden de retirada inmediata. En los últimos años han proliferado los anuncios especialmente estridentes en el conjunto histórico declarado de la ciudad. Uno de ellos es el ubicado en la calle Santo Tomás, justo enfrente del Archivo de Indias, y otro en la calle Imagen, esquina con la calle Santa Ángela de la Cruz.

Urbanismo ha anunciado públicamente su particular cruzada contra los anuncios estridentes, al igual que contra la invasión del espacio público por medio de veladores, mesas y otros obstáculos para los peatones. La medida más contundente hasta ahora ha sido la polémica supresión de todas las terrazas de la Plaza de la Campana, incluida la de la centenaria confitería, que no ha conseguido.

La lucha contra el afeamiento del centro histórico y el uso abusivo de los espacios públicos es una suerte de tormento de Sísifo para el Ayuntamiento. Los rótulos estridentes -no sólo los variables como el del Salvador- se han disparado en los últimos años, incluso en el entorno de la Catedral de Sevilla, monumento más importante de la ciudad, donde los colores de mayor impacto suelen ser utilizados en negocios de alimentación y de telefonía móvil, pese a los reiterados anuncios de Urbanismo por implantar una ordenación estética en un sector del centro considerado como patrimonio de la humanidad. En el panel sin licencia de la calle Álvarez Quintero se anuncia hasta un servicio público como el de los taxis, concretamente la emisora Tele Taxi.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios