2008 arranca con nuevas tarifas

  • Los sevillanos comienzan el año con bonobuses más caros, recargos en los recibos de Emasesa y novedades en las tarifas del taxi · La luz, el butano y el teléfono también harán mella en los bolsillos

Comentarios 3

Año nuevo, tarifas nuevas. Muchos sevillanos tendrán que hacer este año juegos malabares para llegar a fin de mes, ya que a la destacada subida del IPC (a falta de conocer el dato oficial de cierre de 2007 previsiblemente se situará en el 4 por ciento, el doble del objetivo que se había marcado el Gobierno) y al imparable encarecimiento de las hipotecas -alzas que han hecho mella en los bolsillos de los ciudadanos en 2007- se suman ahora las nuevas tasas municipales, que entran en vigor con el comienzo de 2008. Los sevillanos se enfrentarán, así, a una cuesta de enero tal vez más difícil que la de años anteriores y posiblemente más larga, dado que los salarios tardarán en adaptarse al nuevo escenario económico.

A partir de ahora, por ejemplo, será más caro ir a trabajar no sólo si se coge el coche, debido al encarecimiento de los carburantes, sino también si se opta por el autobús, ya que el Ayuntamiento de Sevilla ha subido entre un 12 y un 15 por ciento el precio de los bonobuses. En concreto, el bonobús con transbordo (rojo) pasa a costar 6 euros, frente a los 5,34 euros en 2007, lo que supone un alza del 12,3 por ciento; y el bonobús sin transbordo (verde) sube de 4,35 a 5 euros, por lo que se encarece en torno a un 15 por ciento. En lo que respecta al billete univiaje, costará diez céntimos más y alcanzará los 1,10 euros. El Consistorio justificó en su momento tal incremento por la subida de los carburantes, y además tenía margen de maniobra porque un estudio reciente de Facua revelaba que Sevilla es la ciudad española con el bonobús sin transbordo más barato, posición que tal vez pierda en un futuro informe de la Federación de Consumidores en Acción.

Suben las tarifas de la empresa pública de transportes (Tussam) y las del sector del taxi. Estas últimas lo han hecho hasta un 14 por ciento en los últimos tres años. Para 2008, las nuevas tarifas aprobadas para este gremio incluyen un recargo de 1,90 euros en las carreras nocturnas durante los fines de semana.

La empresa municipal de aguas, Emasesa, también está de enhorabuena -no tanto los consumidores de los municipios a los que abastece-, dado que solicitará un crédito para ejecutar un ambicioso plan de inversiones y lo financiará con un recargo en la factura del agua, que será de 6 céntimos este año, de 12 céntimos en 2009 y de 18 céntimos en 2010. Se trata de una medida que el sector privado -presente en la gestión del agua en España fundamentalmente de la mano de empresas públicas, a través de empresas mixtas- lleva demandando desde hace años debido a las fuertes inversiones que ha tenido que afrontar para cumplir la legislación vigente. Pero, como el propio sector aseguró en una ocasión a este diario, no es una medida política que "venda".

2008 trae también novedades en lo que respecta al Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, más conocido como sellito, pues las ordenanzas fiscales del Ayuntamiento contemplan una bonificación del 35 por ciento para premiar el uso de vehículos eléctricos o que empleen energías no contaminantes. Para el resto de vehículos esta tasa subirá, de media, un 2 por ciento respecto al ejercicio que acaba de terminar.

La principal fuente de ingresos de todo arca municipal, el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), se mantendrá este año en el 0,847 por ciento para las fincas urbanas. Pero ello no significa que los sevillanos no tengan que incrementar la cifra contemplada en sus cuadrantes de gastos para 2008, dado que sube un 10 por ciento el valor catastral -el que se toma como base para calcular el impuesto-, por lo que no habrá una congelación real de este tributo municipal.

En cambio, el IBI de los inmuebles con catalogación especial, como es el caso de los almacenes, los locales comerciales y las oficinas, por ejemplo, sube hasta el máximo del 1,15 por ciento. Y un dato más relativo a esta tasa: el gobierno local ha anunciado que habrá un recargo para las viviendas deshabitadas, posibilidad que aparece contemplada en la Ley de Haciendas Locales.

El alza será especialmente notable este año en el impuesto de obras (ICIO), que sube del 2,88 por ciento -del coste material de ejecución de la obra- establecido en 2007 al 4 por ciento fijado en las ordenanzas fiscales de 2008, el máximo legal permitido.

Y un impuesto más a tener en cuenta: el que grava el incremento del valor de terrenos de naturaleza urbana, que se paga con ocasión de la transmisión de bienes inmuebles (venta inmobiliaria). Su importe se calcula sumando el valor catastral del suelo con el porcentaje anual que determina cada ayuntamiento y que varía según el número de años que haya estado la vivienda en manos del propietario. El Consistorio sevillano ha fijado el porcentaje máximo permitido, que oscila entre el 3 y el 3,7 por ciento, según los años.

Tales tasas se suman a otras tarifas que no dependen del Ayuntamiento pero que han de salir del mismo salario, menguando, por tanto, la capacidad económica de los sevillanos. Así, y a modo de ejemplo, el recibo de la luz subirá en el primer trimestre del año un 3,3 por ciento; el gas natural para los consumidores domésticos se encarecerá una media del 4,73 por ciento; el precio máximo de venta al público de la bombona de butano -la de 12,5 kilos- aumentará 65 céntimos y se situará en los 12,94 euros; la cuota de abono mensual en la telefonía fija se elevará un 2 por ciento; el precio del sello postal para los envíos ordinarios subirá un 3,33 por ciento; y Renfe ha estrenado el año con un alza del 4 por ciento en los billetes de sus trenes de cercanías y regionales. En cuanto al bus interurbano, el sector planea una subida del billete del 4,1 por ciento. Además, a partir de ahora, los vehículos que pasen por una autopista de peaje dependiente de la Administración General del Estado tendrán que pagar un 2,53 por ciento más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios