Unos atracadores encañonan a dos policías locales en una persecución

  • Un informe de la Policía Municipal alerta de que algunos servicios relacionados con la seguridad ciudadana no están siendo atendidos por la carencia de agentes

Comentarios 5

Dos policías locales fueron encañonados por unos atracadores que trataban de huir tras desvalijar un bar a mano armada. Los delincuentes apuntaron una escopeta de cañones recortados hacia dos de los agentes que los perseguían, aunque finalmente no hicieron fuego y ninguna persona resultó herida. Uno de los atracadores fue detenido, mientras que el otro logró escapar. Los hechos ocurrieron durante la madrugada del pasado 20 de marzo.

Aproximadamente media hora antes de esta persecución se produjo el atraco al bar. Al tratarse de un asunto de seguridad ciudadana, y por tanto competencia de la Policía Nacional, nadie avisó a los agentes municipales del suceso y de que había unos delincuentes fugados. El patrullero de los municipales se cruzó con el de los atracadores y ahí comenzó la persecución que terminó con el arresto de uno de los ladrones.

Los agentes que intervinieron en este servicio informaron luego a sus superiores de que nadie les había avisado de que se buscaba a unos atracadores armados por la zona en la que ellos patrullaban. No es la primera vez que ocurre algo parecido, ya que la sala de emergencias del 112 no deriva los avisos relacionados con la seguridad ciudadana a la Policía Local.

Sin embargo, los agentes de este cuerpo se han visto obligados a desempeñar trabajos de esta materia en los últimos tiempos pese a que ésta no sea su competencia y el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, les recordara recientemente que su prioridad debe ser la regulación del tráfico.

Este periódico ha tenido acceso a varios partes informativos de la Policía Local en los que se relatan los servicios de seguridad ciudadana a los que han tenido que hacer frente los funcionarios de este cuerpo ante la excesiva carga de trabajo de la Policía Nacional.

Esta situación se traduce en la calle en que hay determinados sucesos que no se están atendiendo y otros que son asumidos por los policías municipales cuando en realidad no les corresponde. Según el informe realizado por un oficial de la Policía Local, entre las 14.22 del día 21 de marzo hasta las 12.24 del día siguiente no se atendieron, entre otros asuntos, un episodio de menores tirando piedras, un altercado en un local, dos robos en vehículos, un allanamiento de morada, un cruce de insultos en un establecimiento público, dos casos de violencia doméstica, un altercado en plena calle, una tentativa de robo en un comercio, la sustracción de una moto y un robo cometido en el interior de un instituto .

Según consta en este parte informativo, la sala del 112 comunicó a los agentes municipales que estas incidencias no podían ser atendidas por la Policía Nacional porque en esos momentos no había "indicativos disponibles". La coordinación entre ambos cuerpos no parece, en cualquier caso, ser la más idónea, sobre todo después de un incidente ocurrido este miércoles a raíz de la gestión de un accidente laboral en la barriada de Amate.

El presidente del Sindicato Profesional de Policías Municipales de España en Sevilla, Manuel Bustelo, denunció ayer a este periódico que "la coordinación es mentira y que las relaciones por debajo se están deteriorando cada vez más porque los mandamases no actúan", además de criticar las carencias del protocolo del servicio del 112.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios