Los autobuses urbanos usarán un combustible elaborado con aceite de fritura

Los autobuses urbanos de Sevilla serán objeto desde 2017 de un experimento para probar la eficacia de un combustible con aceite procedente de frituras, como culminación a un proyecto desarrollado para lograr un biodiésel más competitivo y eficiente a partir de residuos de cualquier vivienda.

El proyecto, desarrollado por un grupo de emprendedores sevillanos en el polígono La Fontanilla de Gerena, ha permitido culminar una investigación para mejorar la tecnología de producción de este biodiésel, "a partir de aceite de friturilla, tan común en nuestra zona", como explicó en la presentación el alcalde de Gerena, Javier Fernández Gualda.

Por el momento, se probará de forma experimental en los autobuses urbanos de la capital sevillana, mediante un proyecto apoyado por la Universidad de Sevilla, que cuentan con financiación de la Unión Europea, que aporta unos 756.000 euros, casi la mitad del coste del proyecto.

Actualmente, está en fase de patente, y ayer les visitó un supervisor del Parlamento Europeo para valorar cómo va el proceso, en una jornada técnica en la que se dieron a conocer los detalles de este proyecto, útil teniendo en cuenta que cada año en Andalucía se generan unas 58.000 toneladas de aceite usado procedentes de frituras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios