calle rioja

Tres autores de la calle Feria

  • Destino. Preparan nuevo libro tres escritores, dos de ellos médicos, unidos a esta céntrica vía

Hoy es San Jorge, día del Libro. Termina la Feria de Abril y se acerca la Feria del Libro. Dos palabras que sirven para situar un territorio de la ciudad de Sevilla, la calle Feria, que une a tres escritores que presentan en los próximos días sus últimos trabajos. Uno pasó en esta calle su infancia, el otro tiene su lugar de trabajo y un tercero la evocó en el libro que abrió su brillante carrera de novelista. Dos de ellos son médicos y escritores, como Chejov, Baroja o Luis Martín Santos.

Memorias del miedo y el pan es el nombre que ha elegido Antonio Rodríguez Almodóvar para titular el recuento de su vida y vicisitudes. El suplemento Babelia lo ha incluido entre los cien libros recomendables para buscar en este día del Libro. El miedo debe evocar a la posguerra en la que creció; el pan a su cuna en Alcalá de Guadaíra, también conocida como de los Panaderos. De esa localidad se vino a vivir a la calle Feria, donde su paisano Pepe, el de San Bruno, regenta una histórica panadería. Rodríguez Almodóvar fue el candidato del PSOE a la Alcaldía de Sevilla en las municipales de 1979. Fue el más votado de los tres partidos que firmaron el pacto de la izquierda, pero la permuta de Sevilla por Granada en el ultimátum andalucista lo dejó sin Alcaldía.

Memorias de Rodríguez Almodóvar, novela de Gallardo y libro de fútbol de Dholdán

Cinco años después, participó junto a Jorge Luis Borges, Italo Calvino, Gonzalo Torrente Ballester y Carlos García Gual en el Seminario de Literatura Fantástica que organizó la Universidad Internacional Menendez Pelayo en Sevilla con la colaboración de Siruela, la editorial que dirigía Jacobo, el hijo de la duquesa de Alba. El panadero del miedo se ha ganado una justa fama como recopilador de cuentos, género en el que se ganó el apelativo de tercer hermano Grimm como lo denominó Ana María Matute en su discurso de ingreso en la Academia.

Áspera sede de la muerte es el título de la tercera novela de Francisco Gallardo. Un novelista atípico que conquistó muchos lectores con la primera, El rock de la calle Feria y ganó el premio Ateneo de Novela histórica con la segunda, La última noche. Es médico de profesión, una eminencia en medicina deportiva, especialidad que descubrió desde las entrañas del deporte. Formó parte con Epi y López Iturriaga de la selección juvenil española, un deporte que es marca de la casa y de la familia. Su hermano Miguel es uno de los fundadores del Club Amigos de Baloncesto y su hermano José Joaquín decano del Colegio de Abogados. Gallardo y Rodríguez Almodóvar son autores asiduos de la librería de la calle Feria, El Gusanito Lector, cuya titular, Esperanza Alcaide, siempre ha contado con ellos para el concurso de microrrelatos. Con Áspera seda de la muerte, Gallardo ha ganado el premio Ciudad de novela de Badajoz.

Joaquín Dholdán tiene su consulta de dentista en la calle Feria, muy cerca de Casa Vizcaíno, la capilla de Montesión y de donde todos los jueves coloca su puesto de libros Luis Andújar. Es uruguayo y como tal muy aficionado a la literatura y al fútbol. Le presenté una novela estupenda, Estuario, domina el género del cuento en el que tuvo en su país a maestros como Mario Benedetti y Eduardo Galeano, bien futboleros los dos. El Paseo, la editorial creada por David González Romero, le va a editar Genios del fútbol, un ensayo sobre las relaciones con el balompié de iconos de la cultura como Vladimir Nabokov, Albert Camus o Pier Paolo Pasolini. En El derbi final, relatos de béticos y sevillistas publicado en la misma editorial, Dholdán publicó una divertidísima historia titulada La maldición de Bengoechea. Nació en el Cerro de Montevideo y en 2001 llegó a Sevilla. Su compatriota Luis Suárez le marcó dos goles a su equipo adoptivo en la final del sábado, es amigo de Coke Andújar y juega al fútbol con el equipo artístico de La Isla Mínima.

Dos médicos y un catedrático de Literatura que estrenan libro, están unidos a la calle Feria y son devotos de San Jorge y su dragón. El rock de la calle Feria suena muy bien con los instrumentos de la tienda de Tejera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios