El obispo auxiliar bendice las nuevas dependencias de la Parroquia del Sagrario

  • La intervención ha recuperado un espacio funcional de 460 metros cuadrados

Monseñor Gómez Sierra y el párroco, Manuel Cotrino, observan las pinturas del nuevo espacio expositivo. Monseñor Gómez Sierra y el párroco, Manuel Cotrino, observan las pinturas del nuevo espacio expositivo.

Monseñor Gómez Sierra y el párroco, Manuel Cotrino, observan las pinturas del nuevo espacio expositivo.

El obispo auxiliar, monseñor Gómez Sierra, bendijo en la mañana de este martes los salones altos de la sacristía de la Parroquia del Sagrario tras su reforma. Con este acto, "sencillo y muy esperado por los miembros del Consejo Parroquial", informó el Arzobispado, comenzó la visita pastoral del prelado a la parroquia, en la que estuvo acompañado por el deán de la Catedral, Teodoro León; y el párroco, Manuel Cotrino.

Esta actuación en la planta alta de las dependencias que actualmente ocupan la sacristía y las oficinas del Sagrario, ha sido dirigida por el equipo técnico conformado por Javier Haro, Ignacio Villa y Javier Villa, que han contado con la colaboración de Eduardo Martínez. La empresa constructora ha sido KALAM S.A., y el presupuesto ha alcanzado casi los 500.000 euros, sufragado en su totalidad por el Cabildo Catedral gracias a las aportaciones de la visita cultural.

Esta edificación fue levantada en época almohade y ha sido objeto de importantes intervenciones a lo largo de los siglos, como la creación de una bóveda de cañón en el siglo XVII, durante la construcción de la iglesia del Sagrario por Miguel de Zumárraga, o la introducción por Félix Hernández, a mediados del siglo XX, del núcleo de escaleras central para registrar los espacios que ahora se reforman. De esta manera, se ha recuperado un espacio funcional de aproximadamente 460 metros cuadrados, en el que se incluye un gran salón para usos múltiples, una zona administrativa con varios despachos para dependencias parroquiales y el nuevo núcleo de comunicaciones, así como varias salas auxiliares.

Con esta actuación se ha recuperado la posibilidad de contemplar el interior de la nave en toda su altura, gracias a la sustitución del núcleo de escalera existente por otro que, discurriendo alrededor de un ascensor nuevo y adaptado para personas con discapacidad, libera un espacio a doble altura junto a la fachada de acceso. Desde la planta superior tanto también se podrá ver el extradós de la bóveda y los restos de yesería almohades descubiertos durante los trabajos.

Para este nuevo espacio expositivo, la conservadora de la Catedral, Ana Isabel Gamero, "ha previsto una magnífica colección de cinco pinturas de caballete que revisten de religiosidad y mensaje catequético estas dependencias catedralicias", señaló el Arzobispado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios