Un barrio convertido en galería de arte

  • Renombrados artistas de todo el mundo convierten las fachadas del Polígono San Pablo en 'Arte para Todos', murales por un mundo mejor.

Comentarios 26

El proyecto Arte para Todos llega a Sevilla para convertir las fachadas deterioradas del Polígono San Pablo en obras de arte. Más de 30 creaciones de artistas renombrados de más de 20 países decoran las calles del barrio sevillano en un proyecto que culminará el lunes día 11 auspiciado por el ICAS y Lipasam.

El proyecto

Arte para Todos nace de la mente de Peter Claesson. Este sueco perteneciente a la Organización de Naciones Unidas ha trabajado en los doce últimos años con proyectos de desarrollo en Ecuador, Honduras, Indonesia y Sri Lanka. Junto con su esposa, ha presentado la iniciativa Arte Para Todos en la ONU y ha conseguido sacar adelante un proyecto que busca llevar los Objetivos del Milenio a todo el mundo a través del arte.

Por ello, las obras que ya adornan Honduras y que ahora llegan a Sevilla versan sobre los Objetivos del Milenio fijados en 2000 por los 192 países de la ONU: Erradicar la pobreza extrema y el hambre, lograr la enseñanza primaria universal, promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna, combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades, garantizar el sustento del medio ambiente y fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

Los artistas

A Sevilla han llegado artistas de renombre de todo el mundo para crear murales que embellezcan la ciudad, pero que también hagan reflexionar y lleven un mensaje de compromiso con el mundo a todos los que los vean.

Josh Sarantitis, uno de los mejores muralistas del mundo -el mejor para muchos entendidos-, es de Nueva York y lleva 20 años dedicándose al mundo de la pintura de forma profesional. Su mural muestra un río seco, que representa las dificultades que ha vivido España a lo largo de su historia, y un niño que lleva bolas de conocimiento al otro lado del río que es donde está el futuro. Es una inteligente metáfora sobre la importancia que los conocimientos del pasado tienen en el futuro.

Y desde Nueva York a Curaçao. La obra de Nena Sánchez es muy particular porque en ella aparecen mujeres con el rostro azul. La autora dice que ella no pinta la raza, sino a las mujeres, y que lo hace con el color que le gusta, que es el azul. Unas mujeres que llevan libros sobre sus cabezas, para representar la educación, y sobre ellos, llevan el mundo. Significa que "educándonos vamos a conquistar el mundo", afirma esta caribense que en seis días se ha quedado prendada de Sevilla.

También han llegado astistas desde Ucrania, Suiza, Rusia, Reino Unido, Portugal, Honduras, Holanda, Ecuador, Dinamarca, Cuba, Colombia, China, Chile, Brasil, Austria, Argentina, Alemania, y por supuesto, desde España.

Dos hermanas de Vitoria, Christina y Verónica Werckmeister, están creando un mural muy folclórico. Recrean a una sevillana vestida de flamenca porque querían hacer un mural "para el sitio", para Sevilla, comenta Verónica. Completan el trabajo dos fragmentos, uno de un poema y otro de una canción, que hacen ver que "la mujer es fenomenal".

Y también hay un hueco para un sevillano en este proyecto. Eduardo Vaquerizo va a crear dos murales comprometidos con el medioambiente y el cambio climático. Uno de ellos representa el esplendor del fondo marino y el otro un paisaje único del Polo Norte.

Diferentes temas, pero una opinión común: Sevilla es la ciudad adecuada. Se muestran encantados con la ciudad y, sobre todo, con su gente y su forma de ser.

Otros proyectos

Aunque la organización lleva a cabo más proyectos, este mismo ya se ha desarrollado en Tegucigalpa (Honduras) y tuvo tanto éxito a nivel nacional e internacional que se acercaron más de 400.000 visitantes para contemplar las obras y se publicaron más de 800 artículos en periódicos de todo el mundo.

¿Por qué Honduras? Pues, principalmente porque es un país en el que la Costitución promete educación primaria gratuita para los niños entre las edades de 7 y 14 años, pero en realidad la educación sigue siendo un privilegio sólo alcalzable para los ricos. Muchos niños no van a la escuela y, además, el personal y los materiales son insuficientes, y los métodos de enseñanza, anticuados. El resultado es que cerca del 24 por ciento de los hondureños son analfabetos.

El turno de Sevilla

Aunque el proyecto iba a desarrolarse inicialmente en Málaga, finalmente Sevilla ha sido la ciudad elegida por Arte para Todos para llevar su mensaje al mundo. Aunque algunos artistas comentan que no saben muy bien por qué se ha elegido, están disfrutando plasmando su mensaje de cooperación en las paredes del Polígono San Pablo.

El Área de Cultura del Ayuntamiento, Lipasam, la empresa promotora del evento Diávolo Producción Cultural y la gestora internacional del proyecto, Indigo, Incoming & Incentives, junto con numerosas embajadas y empresas privadas, han contribuido a llevar a cabo este proyecto.

Dos semanas, desde el 27 de septiembre hasta el 11 de octubre, en las que las fachadas deterioradas del Polígono San Pablo se convertirán en reivindicativas obras de arte a la vista de todos para lograr un mundo mejor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios