incidentes de la madrugada

Cuatro bufetes de abogados y los aparejadores se unen para buscar "la verdad" de la Madrugada

  • Ejercerán de manera altruista la acusación en nombre de los perjudicados para averiguar si fue una "actuación coordinada y planificada". Proponen actuaciones futuras como un "plan de planes" para controlar, pero no limitar, los aforamientos.

Una ambulancia pasa por el medio de la fila de nazarenos de los Gitanos en la plaza de la Encarnación. Una ambulancia pasa por el medio de la fila de nazarenos de los Gitanos en la plaza de la Encarnación.

Una ambulancia pasa por el medio de la fila de nazarenos de los Gitanos en la plaza de la Encarnación. / Juan Carlos Vázquez

Comentarios 2

Los bufetes de Ernesto Sanguino, Francisco Serrano, Ramón Carbajal y Fernando Rodríguez Galisteo se han unido junto al colegio de aparejadores de Sevilla para ejercer de forma altruista la acusación particular de aquellas personas que hayan resultado lesionadas con motivo de los incidentes de la pasada Madrugada y para buscar "la verdad" de lo ocurrido.

Los responsables de estos despachos y el secretario del colegio de aparejadores, Javier Gómez Ramallo, han presentado en rueda de prensa un denominado decálogo sobre qué les ha llevado a emprender esta iniciativa, después de haber sufrido todos ellos, en su mayor parte con familiares e hijos, las distintas estampidas que se produjeron cuando disfrutaban o participaban de los cortejos procesionales.

El ex juez de Familia Francisco Serrano ha detallado ese decálogo y ha señalado que, tras haberse personado ya como acusación particular por una veintena de perjudicados, plantearán una “investigación complementaria” de los hechos que investiga ya el juzgado de Instrucción número 5 de Sevilla para “conocer si se ha tratado de una actuación coordinada y planificada y no una mera actuación aislada de personas sin escrúpulos, simples gamberros o delincuentes comunes”.

Así, se plantean intervenir en la fase de instrucción para “depurar todas las responsabilidades que se puedan derivar de lo sucedido, empezando por los autores materiales conocidos y siguiendo con la investigación para encontrar a otros responsables y sin descartar también posibles autores intelectuales y promotores de esa actuación”, ha precisado Serrano.

Preguntado por el hecho de que la investigación policial haya descartado hasta ahora la teoría de la conspiración, el letrado Fernando Rodríguez Galisteo ha insistido que en esta fase de la investigación tan primaria la acusación se dirigirá a la búsqueda de responsabilidades y el esclarecimiento de los hechos, para llegar a los “verdaderos responsables” de este delito “grave contra el orden público y contra los sentimientos religiosos que ha provocado pánico y terror” en los ciudadanos.

Sobre este respecto, Francisco Serrano ha dicho que “no se puede partir de ningún apriorismo o determinismo”, lo que pretenden es saber lo que se ha investigado y plantear una investigación complementaria, pero “no se puede partir de ninguna hipótesis”, ni siquiera la de una confabulación.

El abogado Ernesto Sanguino ha insistido en que la iniciativa plantea la “búsqueda de la verdad de lo que ha pasado en la Madrugada”, personándose en las actuaciones y que esta “aciaga noche” no quede “en el olvido”.

Por su parte, el secretario del colegio de Aparejadores, Javier Gómez Ramallo, plantea que quizás ha llegado el momento de adaptar los planes de seguridad a la Semana Santa, elaborando un “plan de planes” que aglutine todos los planes de seguridad de las hermandades, y ha apuntado que el aforamiento de las calles es necesario siempre que se respeten los valores de “convivencia social”. “No se trata de blindar el centro, partimos de la base de que Sevilla es una ciudad segura”, ha afirmado Javier Gómez, que añade que quizás hay que darle a la ciudad el tratamiento de “zona de celebraciones”, puesto que el centro se convierte en Semana Santa en “un gran escenario” y esto requiere un análisis y darle el carácter de “espectáculo que tiene, en coordinación con la Policía Local”.

El responsable de los aparejadores destaca que se trata de “controlar” –no limitar-, para que “todo el mundo disfrute de la Semana Santa en las mejores condiciones de seguridad”, y ha propuesto como hipótesis que se cree una aplicación que informe sobre si una zona determinada de la ciudad está libre o saturada de personas, para que los ciudadanos puedan informarse y decidir si van o no a ese punto.

Preguntado sobre si la psicosis a un posible atentado pudo influir en el desarrollo de los incidentes, Ernesto Sanguino ha precisado que “no se puede orillar que estamos en Alerta 4” antiterrorista, pero esa psicosis existe no sólo en Semana Santa y además España ha demostrado que es un “país seguro” que sigue manteniendo su nivel de turismo frente a otros países que han sufrido atentados, por lo que ha añadido que no cree que “haya que apuntar la quilla hacia el pánico que el ciudadano de a pie puede tener”.Francisco Serrano ha indicado asimismo que los sevillanos siempre han estado “orgullosos” de cómo se gestionan en esta ciudad las “bullas”, que hay en Semana Santa, en Feria, y en el Rocío, y siempre han demostrado un “comportamiento exquisito”.

Los cuatro bufetes piden por encima de todo que estos hechos “no vuelvan a ocurrir” y reclaman una respuesta “adecuada, contundente y proporcional” de la Justicia, pero no se busca la “ejemplaridad sino averiguación de los hechos” y que esto sirva para la planificación de la Madrugada para los próximos años.

Serrano resumió el deseo para el futuro con respecto a la Semana Santa: "Queremos que se oigan las marchas cofradieras y no el sonido de las ambulancias".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios