El cabecilla del clan de los Marianos pedirá su excarcelación por motivos humanitarios

  • Aceptó ayer una condena de seis años de cárcel por un alijo de dos kilos de heroína

Francisco S. B., el cabecilla del clan de los Marianos, una de las principales organizaciones dedicadas al tráfico de drogas en las Tres Mil Viviendas, solicitará su excarcelación por motivos humanitarios, dado que padece una grave enfermedad incurable.

El cabecilla compareció ayer en la Sección Primera de la audiencia de Sevilla, donde aceptó una condena de seis años de prisión en relación con un alijo de dos kilos de heroína que fue intervenido en junio del año pasado en una finca de la urbanización El Socorro de Carmona.

Por estos hechos, también iban a ser juzgados su padre, Francisco S. N., y un tercer acusado, Rafael M. G., quienes también aceptaron penas de tres y seis años de prisión, respectivamente. En el caso de Francisco S. N., la pena es menor porque se le ha aplicado como circunstancia atenuante muy cualificada su drogadicción.

Los hechos con los que los tres acusados mostraron su conformidad se remontan al 17 de junio de 2016, cuando los dos miembros del clan de los Marianos entregaron al tercer acusado varios paquetes de heroína en el domicilio de la urbanización de Carmona.

Varios agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Policía Nacional iniciaron una persecución hasta la barriada de Valdezorras de un vehículo conducido por Rafael M. G., quien hizo ocaso omiso de las señales acústicas y luminosas que le indicaban que se detuviera, circulando además a gran velocidad por las calles de esta barriada. En un momento dado, el procesado arrojó por la ventanilla la droga que llevaba e inició la huida a pie, siendo detenido finalmente en la calle Sindicato, donde opuso una fuerte resistencia a su arresto y los agentes tuvieron que reducirlo.

Otros dos agentes del mismo grupo acudieron a detener a los Marianos, uno de los cuales, Francisco S. N., intentó darse a la fuga en un vehículo Mercedes que colisionó con un coche de los agentes. La droga intervenida arrojó un peso de 1.957 gramos y tenía un valor de mercado de 23.407,4 euros.

La Fiscalía de Sevilla imputaba a los tres acusados un delito contra la salud pública, mientras que a Rafael M. le acusaba además de delitos contra la seguridad vial y de un delito de resistencia a la autoridad.

En el caso de los dos miembros del clan de los Marianos apreciaba asimismo una circunstancia agravante de reincidencia, dado que ambos tenían antecedentes por tráfico de drogas. Así, en el caso de Francisco S. B. había sido condenado entre otras a penas de nueve meses y dos años de prisión.

El acuerdo de los tres acusados evitó la celebración del juicio y ahora el cabecilla del clan de los Marianos solicitará su excarcelación por motivos humanitarios, dada la grave enfermedad que padece, de acuerdo con el artículo 104.4 del Código Penal, que establece que "los penados enfermos muy graves con padecimientos incurables, podrán ser clasificados en tercer grado por razones humanitarias y de dignidad personal, atendiendo a la dificultad para delinquir y a su escasa peligrosidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios