ginés aparicio. coordinador del plan director de la expo

Los caminos del ingeniero de las obras y proyectos

  • Vino desde Madrid, donde trabajaba en proyectos del AVE, y en cinco meses le dio forma al Plan Director, el esqueleto conceptual de la Expo

Ginés Aparicio Ginés Aparicio

Ginés Aparicio

PAISANO de cuna del submarino de Isaac Peral que como el barco de Fitzcarraldo llegó a la isla de la Cartuja, Ginés Aparicio (Cartagena, 1938) fue el director de la División de Proyectos de la Expo 92 y el autor material del Plan Director, una nada sobre un croquis de dibujos y maquetas que se terminó el 30 de julio de 1987, cinco años después del Mundial 82, cinco años antes de la Expo 92. La década prodigiosa del primer felipismo, entre Naranjito y Curro.

Hijo de un maestro de obras, este ingeniero de caminos llegó a Sevilla desde Madrid, donde trabajaba como ingeniero en una de las empresas que hacían el Tren de Alta Velocidad. Todos los caminos conducían a Sevilla. Como en Los Siete Magníficos, la Expo fue más una conjunción que una conjura, efecto dominó. Felipe González llamó a Manuel Olivencia; Olivencia, a Emilio Casinello; Casinello, a Ginés Aparicio, que presumía ante Juan Teba en su libro Los padres de la Expo de ser número dos de Pellón "y también amigo de Olivencia".

Fue el técnico que lidió en la confluencia de administraciones, aquel mágico y complejo Fuenteovejuna con historias surrealistas como el puente del Alamillo, la mitad del cual era competencia de la Junta y la otra mitad del Ministerio de Obras Públicas. Ginés Aparicio redactó los pliegos técnicos del concurso para el puente de la Barqueta y la pasarela de la Cartuja, que con su esbeltez entró en el libro de los Guinnes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios