Los capuchinos se olvidan de la ayuda civil para restaurar la capillita

Un nuevo rumbo. La comunidad de frailes capuchinos de la capillita de San José ha decidido prescindir de la ayuda y colaboración que desde hace cuatro años venía desempeñando la asociación Areca, en la que se integran economistas, especialistas en rentabilidad social empresarial, (RSE) y crowdfunding, administrativos, periodistas, gestores de patrimonio cultural, arquitectos, conservadores y restauradores, así como estudiantes y graduados en Historia del Arte, Bellas Artes, Turismo y Comunicación, que durante estos años han organizado importantes actividades para recaudar fondos y dar visibilidad a la imperiosa restauración que necesita el templo. Esta decisión ha sido adoptada por el nuevo guardián del convento, fray Eduardo Rodríguez, según informó ayer Areca en una nota.

El cambio de criterios de los capuchinos ha llevado a la junta directiva de Areca, que preside Juan Carlos Hernández, profesor de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla, a comenzar los trámites para una disolución que será efectiva este mismo. Entre sus logros, estas personas de la sociedad civil comprometidos con el patrimonio han conseguido recaudar 25.000, arrancar un compromiso de 85.000 euros al Ayuntamiento o dar los primeros pasos para que la capilla pueda beneficiarse de ayudas del Estado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios