El cardenal dice que la imagen de la Iglesia está "distorsionada"

  • Amigo Vallejo cree que los jóvenes no viven en el mejor ambiente "para hablar con Dios"

El cardenal arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, aseguró que la imagen de la Iglesia está, "cuando menos, un tanto distorsionada" y señaló que la "suspicacia y hasta el rechazo frontal de cuanto puede oler a institución y a jerarquía es pan de cada día entre los jóvenes", al tiempo que se preguntó si este hecho sería provocado por el desconocimiento o por los prejuicios.

El purpurado indicó que a los jóvenes el futuro les suena a "cantinela de mayores" y hasta a "amenaza", siendo el presente "su mundo", por lo que, a su juicio, puede ser un "buen apoyo" el hecho de "meter" al joven en su propia identidad cristiana, en su personalidad de creyente y en su condición de "militante" del evangelio.

En la carta pastoral del cardenal Los jóvenes y la vida sagrada, escrita con motivo de la jornada mundial de la Vida Consagrada, a la que tuvo acceso Europa Press, Amigo Vallejo indicó que el objetivo prioritario del plan pastoral diocesano es la atención pastoral a los jóvenes, así como que la pastoral de juventud esté "fuertemente" unida a las familias.

En esta línea, subrayó que el joven quiere ser él mismo y no quiere imposiciones, por lo que, "habrá que ayudarle a que no hipoteque su libertad con imposiciones externas, falsos señuelos de felicidad sin moral y una vida sin principios religiosos".

"Para conducir al joven a esa interioridad sincera, lejos de evasiones y subjetivismos, para encontrarse sinceramente con Dios, no se conoce mejor camino que la oración", añadió Amigo Vallejo, quien destacó que la acción pastoral con los jóvenes requerirá "no poca valentía y mucha perseverancia". Así, a juicio del cardenal de Sevilla, el ambiente que rodea la vida de los jóvenes no es siempre el más adecuado para hablar con Dios y dar testimonio cristiano aceptando el compromiso que la fe supone. "La evangelización nunca ha sido tarea fácil".

"Se necesita constancia, pues el vientecillo de un consumismo pastoral también se nos ha introducido entre nosotros. Hacemos análisis y planes, proyectos que empezamos y no se mantienen hasta conseguir los objetivos. La falta de continuidad es la carcoma de la pastoral de juventud. Se necesita de ese gran apoyo que es la constancia, la fidelidad al proyecto evangelizador", concluyó el máximo responsable de la Iglesia sevillana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios