los efectos del tráfico en las viviendas

Las seis carreteras estatales de Sevilla con más ruido

  • El Ministerio de Fomento plantea invertir 43,5 millones en barreras antirruido y otras soluciones.

  • Destacan las pantallas cubiertas o semicubiertas de Ikea a Sevilla y del aeropuerto a Alcosa 34.

Barreras antirruido, pantallas cubiertas o semicubiertas, pavimentos fonorreductores, la combinación de las barreras y los pavimentos especiales citados y la limitación de velocidad son las medidas que plantea el Ministerio de Fomento para rebajar los elevados niveles de ruido que en la actualidad soportan los vecinos que viven en determinados tramos cercanos a estas vías. Según la segunda fase del Plan de Acción contra el Ruido, esas soluciones se han proyectado para las seis carreteras estatales que se considera que causan más molestias a los sevillanos y su coste total se eleva a 43,5 millones de euros. Las carreteras son las autovías A-4 (sentidos Madrid y Cádiz) y A-49 (a Huelva), las rondas SE-30 y Supernorte (SE-20), y las nacionales N-630 y N-IV, según la información a la que ha tenido acceso este periódico.

En la A-4, el Ministerio prevé invertir 12 millones de euros en soluciones contra el ruido. Las actuaciones se proponen para 11 tramos y consisten en su mayor parte en barreras antirruido (7 tramos), en pantalla cubierta o semicubierta (1 tramo) y en pavimento fonorreductor (3 tramos). La medida más costosa con diferencia, con un presupuesto de casi 6 millones, es la pantalla cubierta o semicubierta, que se proyecta desde que comienzan las pistas del aeropuerto de Sevilla hasta el paso por la barriada Parque Alcosa (puntos kilométricos 534,900 a 536,170), según reflejan los mapas de la DGT. Las barreras antirruido, de 3 metros de altura, están previstas en sentido Madrid en la Gota de Leche, en las urbanizaciones cercanas a la capital (Pino Grande y otras), y en el entorno de Écija y El Viso; y en sentido Cádiz en Palmas Altas y Fuente del Rey (Dos Hermanas).

En la A-49, se plantean actuaciones con un coste de 10,7 millones y se centran en 10 tramos con barreras antirruido (9) y una pantalla cubierta o semicubierta. La obra más costosa es la pantalla cubierta o semicubierta (2,46 millones) proyectada entre la entrada de Ikea y los accesos a Sevilla (puntos kilométricos 1,545 a 2,070) y una barrera antirruido (2,46 millones) en la zona que va de Castilleja de la Cuesta a Bormujos (puntos kilométricos 2,550 a 3,350). Por lo demás se prevén barreras antirruido en los tramos de esta vía más cercanos a la capital (entorno de Camas) entre los kilómetros 0,010 a 1,520.

En la SE-30, el plan es acometer 11 actuaciones con un coste global de 11,2 millones de euros entre las que hay 5 barreras antirruido (tres de ellas combinadas con pavimento fonorreductor), una pantalla cubierta o semicubierta y pavimento fonorreductor (8 tramos). Desde Amate a las barriadas de Padre Pío-Palmete se proyecta la pantalla cubierta o semicubierta en los puntos kilométricos 3,460 a 4,680 de la SE-30, con un coste estimado de 5,7 millones de euros.

FUENTE: Ministerio de Fomento. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Ministerio de Fomento. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Ministerio de Fomento. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

Como ya avanzó este periódico el 1 de agosto, el Gobierno, a través del Ministerio de Fomento, ha admitido "los problemas de contaminación acústica" que provoca la SE-30 y reconoce que en las zonas con edificios altos (de 5 a 8 plantas) "se está estudiando la posible instalación de pantallas curvas como solución a la problemática existente en esta zona ya que las pantallas antirruido convencionales no resuelven el problema en los pisos más altos". Estos planes fueron desvelados en una respuesta por escrito a la senadora andaluza de Podemos María Isabel Mora enviada en mayo de este año.

Esas pantallas curvas especiales contra el ruido son en realidad semicubiertas de un tramo concreto de la carretera, como las que funcionan en Bilbao y son mucho más caras que las convencionales. El coste de la estructura puede alcanzar de 150 a 175 euros el metro cuadrado, según una consulta realizada por este periódico a la Asociación Nacional de Industriales de Pantallas y Dispositivos Antirruido (Anipar).

En la Supernorte está prevista una barrera antirruido de 5 metros junto a Pino Montano

Por lo demás, hay otros cinco puntos de la SE-30 donde se prevé instalar pantallas antirruido convencionales (de 3 a 4,5 metros de altura), combinadas en algunos casos con pavimentos fonorreductores, que reducen el ruido. Cuatro de estas pantallas se proyectan en los primeros puntos kilométricos de esta vía a la altura del enlace con la A-4 (0,0-1,230; 0,900-1,380; 2,440-2,920; y 2,920-3,460). Y la quinta a la altura de Camas: puntos kilométricos 17,300-19,640. El coste de estas cinco actuaciones supera los 2 millones de euros.

El Gobierno reconoce que buena parte de la SE-30 está calificada como "zona de alto conflicto por el elevado número de personas expuestas a niveles de ruido por encima de los objetivos de calidad acústica" y explica que propone actuaciones que denomina "complejas" en esas zonas más afectadas con pisos altos ya citados aun cuando "pueden exigir inversiones económicas importantes e incluso modificaciones importantes de la infraestructura".

De Amate a Padre Pío-Palmete se proyecta una pantalla cubierta en la SE-30

En la carretera N-IV, el Ministerio prevé invertir 5,77 millones de euros en tres tramos. En el sentido Cádiz, se plantea en el entorno de El Cuervo una pantalla cubierta o semicubierta con un coste de 4,9 millones de euros en los puntos kilométricos 614,800 a 615,850. Así pues esta solución se lleva casi todo el presupuesto contra el ruido para esta carretera. Las otras dos actuaciones son una barrera antirruido de tres metros de altura en la zona de Isla Menor (puntos kilométricos 549,750 a 550,855) y una medida de reducción de velocidad en Los Palacios (kilómetros568,950 a 569,950).

Para la ronda Supernorte (oficialmente es la SE-20), el Ministerio proyecta gastar 2 millones de euros en dos tramos en los que prevé instalar sendas barreras antirruido. La barrera más costosa (1,4 millones) mide 5 metros de altura y está previsto colocarla a la altura de la barriada de Pino Montano (kilómetros 4,140 a 5,320). La otra, de tres metros y medio, en San Jerónimo (kilómetros 6,870 a 7,545).

La actuación antirruido con menor presupuesto (1,68 millones) se proyecta en la N-630: tres barreras antirruido en Camas y su entorno, de los kilómetros 813,350 a 816,780.

Estas actuaciones forman parte del Plan contra el Ruido aprobado provisionalmente para cumplir lo establecido para la segunda fase de aplicación de la Directiva Europea 2002/49/CE. En todos los casos, como marca la Directiva, se trata de carreteras con un tráfico superior a los tres millones de vehículos al año. No se incluyen en este plan las autopistas de peaje de concesión estatal. En todo el país, el plan se ha afecta a 19.000 kilómetros de la red estatal de carreteras.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios