La celebración del triunfo de España acaba en carga policial

  • La fiesta terminó a las dos de la madrugada en la Puerta de Jerez después de que un grupo de jóvenes arrojase botellas a los agentes que custodiaban la fuente

La celebración de la victoria de España en la Eurocopa terminó en Sevilla con una serie de incidentes entre aficionados y policías. Los agentes de la unidad de intervención de la Policía Nacional cargaron contra un grupo de ultras que les arrojaron botellas de vidrio durante la fiesta que tenía lugar en la Puerta de Jerez, donde se concentraron más de 8.000 personas para festejar el triunfo de la selección frente a Alemania en la final de la Eurocopa. Pese a la carga, la Policía Nacional no detuvo a ninguna persona relacionada con estos hechos.

Los incidentes comenzaron pasadas las dos de la madrugada. Hasta ese momento el ambiente había sido festivo y no se habían registrado problemas. El origen de la trifulca fue el intento de varios jóvenes de subirse a la fuente de la plaza para bañarse. El monumento había sido vallado por el Ayuntamiento desde antes del partido y una dotación de agentes antidisturbios se encontraba cerca del mismo para impedir que nadie pudiera dañarlo.

La Policía impidió que los jóvenes aficionados se encaramaran a la fuente y en ese momento un grupo de aficionados comenzó a arrojar botellas de vidrio contra los agentes. Éstos tuvieron que intervenir para repeler la agresión y la carga desembocó en que las miles de personas que se encontraban en esta zona echaran a correr hacia todas las direcciones.

"No sabíamos lo que pasaba. La gente comenzó a correr sin que supiéramos por qué, unos hacia la calle San Fernando y otros hacia la Avenida. Al principio me recordó a las carreritas de la Madrugada del año 2000, pero luego vimos a la Policía cargando y a unos cuantos graciosos tirando botellas". Así explicaban ayer a este periódico Carolina y Manuel cómo vivieron los incidentes. "Luego volvimos y la carga se había trasladado a la Avenida de la Constitución. La mayoría de la gente estaba muy indignada porque nos lo estábamos pasando muy bien y el ambiente había sido muy bueno desde el principio".

A partir de ese momento la celebración prácticamente terminó en la Puerta de Jerez y la mayoría de los asistentes se marcharon a sus casas o a otras zonas. El servicio de emergencias sanitarias del 061 tuvo que realizar 18 asistencias, la mayoría de ellas por cortes por botellas rotas, si bien también hubo dos desvanecimientos y algunas atenciones a personas heridas en una reyerta.

Además de este punto del casco histórico, hubo mucha afluencia de público a la ribera del río Guadalquivir. De hecho, vías como el Paseo de Colón, Torneo y Arjona estaban colapsadas desde poco después de la finalización del encuentro con cientos de coches con banderas españolas.

La Policía Local había diseñado un dispositivo de seguridad con una amplia presencia de agentes en tres puntos sensibles. El primero era la avenida de los Descubrimientos, en la isla de la Cartuja, donde aproximadamente otras 8.000 personas acudieron al auditorio Rocío Jurado para presenciar la final del torneo en una pantalla gigante.

El segundo punto era la Plaza de España y su entorno, con cierre del parque de María Luisa incluido, para evitar incidentes y actos vandálicos. La tercera zona era precisamente la Puerta de Jerez, donde la Policía cortó las calles Almirante Lobo y Palos de la Frontera para facilitar la afluencia de aficionados a la plaza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios