turismo

Un chiste fácil y con poca gracia

  • El Consorcio de Turismo sale al paso de las críticas por las nuevas señales: la traducción la respaldan filólogos ingleses y Tour España

Comentarios 21

Un chiste fácil. Y con escasa gracia. Así podría definirse la polémica surgida estos días en las redes sociales por las nuevas señales turísticas que se han instalado en el centro de Sevilla. El debate se ha suscitado a raíz de las traducciones de los nombres de edificios monumentales, donde algunos han percibido cierta "simpleza" a la hora de escribirlos en el idioma anglosajón. Sin embargo, aunque este asunto pueda tomarse a broma, dicha labor ha contado con el respaldo de expertos en filología inglesa y con la experiencia de Tour España, que ha recomendado este modelo, utilizada ya en otras ciudades españolas, como Madrid.

¿Torre del Oro o Golden Tower? Como diría uno de los referentes literarios de la lengua inglesa, ahí radica la cuestión. La polémica por las nuevas señales turísticas hubiera pasado bastante desapercibida de no haber existido las redes sociales. Una sola publicación ha provocado una cadena de mofas y hasta 300 comentarios. Esta reacción se disparó cuando un usuario manifestó que la traducción de ciertos enclaves monumentales de Sevilla se había hecho literalmente, sin apenas traducción, lo que -a su juicio- dejaba entrever un escaso nivel de inglés.

Este tipo de señales lleva años usándose en ciudades como Madrid o Bratislava

Así ocurre, por ejemplo, en el caso de la Basílica de la Macarena, cuya traducción en la señalítica es directamente: La Macarena Basilica. O del Hospital de las Cinco Llagas, que se escribe en inglés tal cual. Muchos de los que han avivado esta polémica consideran que se ha realizado un "mínimo esfuerzo" en preparar las nuevas señales, que han costado 100.000 euros, un trabajo dirigido por el Consorcio de Turismo.

Ante las numerosas burlas y mofas -de las que se han hecho eco periódicos catalanes como La Vanguardia e informativos de TV-, el ente que dirige Antonio Jiménez ha aclarado que la traducción se ha realizado siguiendo las pautas de filólogos ingleses y bajo la supervisión de Tour España, que establece las normas estatales sobre indicaciones para visitantes extranjeros.

Entre estas normas se encuentra la de no traducir a ningún idioma los nombres propios de los monumentos, una indicación que aquí se ha mantenido y que, por ahora, los responsables turísticos municipales no están dispuestos a cambiar. Una actitud más que entendible si se tiene en cuenta que estas señales llevaban más de dos décadas sin cambiarse y que era una de las principales reclamaciones del sector turístico empresarial.

Lo más llamativo de esta cuestión es que quienes han seguido este hilo en las redes no se hayan percatado de que este tipo de señales no son únicas de Sevilla, sino que se usan en otras ciudades, como Madrid, Tallin, Bratislava y numerosas capitales europeas, ya que la normativa de Tour España se aplica en los destinos internacionales más turísticos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios