La cirugía laparoscópica reduce cuatro veces la hospitalización de los pacientes

El uso de la laparoscopia en la Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA) ha permitido reducir hasta cuatro veces el número de hospitalizaciones de pacientes ingresados en el Virgen del Rocío de Sevilla, una técnica que permite además que en tan sólo 12 horas el enfermo pueda ser dado de alta, siempre que su evolución sea normal y para extirpaciones de la vesícula biliar. Durante la sesión clínica celebrada ayer en el hospital sevillano para debatir el uso de esta herramienta, el coordinador de Cirugía Laparoscópica de este centro, Salvador Morales, y el jefe de la Unidad de CMA del mismo hospital, Fernando Docobo, entre otros especialistas, coincidieron en afirmar que la cirugía laparoscópica se está convirtiendo en la "tercera gran revolución quirúrgica" en el ámbito médico-científico.

Entre otras ventajas, estos especialistas recuerdan que este tipo de cirugía consigue un mejor posoperatorio del enfermo, gracias al uso de técnicas mínimamente invasivas, al tiempo que le permite que pueda marcharse a su domicilio el mismo día de la intervención. Así, y a modo de ejemplo, explicaron que si un paciente es citado en el hospital a las ocho de la mañana para CMA, a las ocho de la tarde del mismo día puede regresar a su domicilio. A pesar del alta, se mantiene una línea telefónica abierta las 24 horas para posibles emergencias.

Fernando Docobo aseguró que el 98% de los pacientes que han sido intervenidos por esta técnica, desde que en 2006 se incorporara al centro, se han podido marchar a sus hogares "al no presentar complicaciones en el posoperatorio". En total, desde el año 2006 más de 58.000 pacientes han sido operados "con magníficos resultados".

Los expertos reconocen, no obstante, que en el caso de usar la cirugía laparoscópica en intervenciones más complejas, como de colon, páncreas, vías biliares o hernias, el paciente permanece hospitalizado entre 72 y 96 horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios