La ciudad continúa en alerta amarilla hasta el viernes

  • Los termómetros superaron a lo largo del día de ayer los 38 grados centígrados de máxima.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) activó ayer la alerta amarilla por las altas temperaturas, que supone un riesgo importante para la salud de la población más vulnerable. Los termómetros superaron ayer los 38 grados de modo que la alerta amarilla se mantuvo hasta la última hora de la tarde, en torno a las ocho, cuando comenzó a registrarse un importante descenso del mercurio, que bajó hasta los 22 grados. Pero hoy y mañana está previsto que la alerta amarilla se active de nuevo.

Aemet, según informa en su página web (www.aemet.es), mantendrá la alerta amarilla hasta mañana viernes, cuando se espera que el calor dé una tregua a la ciudad, con un descenso de las temperaturas progresivo durante los próximos días. Durante el fin de semana, los termómetros no superarán los 37 grados en las horas de más calor, y las noches serán un poco más frescas, con una mínima esperada de 20 grados.

Las elevadas temperaturas afectan de manera especial a la población con una salud vulnerable (personas mayores de 65 años, bebés y niños menores de 5 años, enfermos con problemas respiratorios y cardíacos, etcétera). El calor produce una pérdida de líquidos y de sales minerales necesarias para el organismo y las personas afectadas por algunas enfermedades crónicas pueden sufrir deshidratación y agotamiento. Uno de los efectos más graves sobre la salud es el golpe de calor, que se produce cuando el organismo no puede controlar ni regular su temperatura que aumenta muy deprisa (40º). Ante los síntomas del golpe de calor (piel caliente, roja y seca, dolor intenso de cabeza, náuseas, sed intensa y convulsiones, entre otros) el enfermo debe ponerse en contacto con emergencias sanitarias (061) para recibir atención médica urgente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios