Sevilla

Un coche por cada dos sevillanos

  • Castilleja del Campo, Lora de Estepa y Martín de la Jara son los municipios con más vehículos por habitante

  • Las matriculaciones crecen un 6% en el primer trimestre

Comentarios 1

En la provincia de Sevilla había a cierre de 2017 un total de 917.369 coches en circulación. Esto equivale a un turismo por cada dos ciudadanos, teniendo en cuenta que la población total de la provincia, que incluye menores de edad y adultos sin carné de conducir, asciende a 1,93 millones de habitantes, según los últimos datos del padrón publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). La flota de turismos de la provincia es un 2,6% superior a la de 2016.

La venta de vehículos está en alza, atrás quedaron los negativos datos de matriculación registrados durante la crisis económica. Pero expertos del sector advierten de que se trata de un crecimiento sostenible y estable, pero sin porcentajes destacados.

"La salud del sector es buena para los tiempos que corren. Podemos decir que vamos a velocidad de crucero", manifiesta Raúl Morales, director de comunicación de Faconauto. "Entre los consumidores hay confianza, y las familias y las empresas están renovando sus coches. Si el sector de la automoción es un reflejo de la economía del país, podemos decir que el nivel de consumo es bueno y la previsión es que se mantenga".

Morales explica que 2017 concluyó con algo más de 1,2 millones de matriculaciones nuevas en España y la previsión para 2018 es alcanzar los 1,3 millones. "Es un crecimiento corto, pero es un crecimiento. Las estimaciones para los próximos dos años son que haya un aumento ligero de las ventas, que el incremento sea en torno al 4%. No es un porcentaje muy destacado, pero si tenemos en cuenta que durante la crisis las matriculaciones cayeron un 50%, esta cifra es bastante razonable", comenta.

En el caso de la provincia de Sevilla, el parque de vehículos en 2017 era de casi 1,4 millones, de los cuales más de 917.000 eran turismos, lo que supone un 2,6% más con respecto a 2016. Los municipios de Castilleja del Campo, con una población de 628 habitantes; Lora de Estepa, con 852 vecinos, y Martín de la Jara, con 2.740 (según los últimos datos del padrón publicado por el Instituto Nacional de Estadística), son los municipios sevillanos con más vehículos por habitante. El primero de estos municipios supera los 600 vehículos, el segundo tiene 812, y el tercero, 2.444. Si se analiza sólo la presencia de turismos, destacan Lora de Estepa de nuevo, Marinaleda e Isla Mayor, según el Anuario Estadístico de la Provincia de Sevilla de 2017.

En el caso de las matriculaciones (ventas) de turismos y todoterrenos, durante el primer trimestre de 2018 se vendieron 8.078 coches, lo que supone un incremento del 6,35% con respecto al mismo periodo del año anterior. En concreto, la subida ha sido del 4,2% en los coches particulares y del 8% en los de empresa. El ámbito que más ha crecido ha sido la venta a empresas de alquiler de vehículos (Rac), donde el incremento ha sido del 400% con respecto al primer trimestre de 2017, pasando de 25 coches vendidos a 125, según los datos de la consultora MSI para Faconauto.

Las marcas con más ventas en Sevilla en lo que va de año son Peugeot, Seat, Volkswagen y KIA, en este orden. Sin embargo, porcentualmente, las que más han crecido son KIA, SSangYong y Jeep, mientras que Maserati y Smart son las marcas con las mayores caídas en venta.

El gasoil y la gasolina siguen siendo, por este orden, los combustibles estrellas del 94% de los turismos vendidos en lo que va de año. El mercado de los eléctricos e híbridos no deja de crecer, pero es aún muy bajo en comparación con los propulsados por combustible fósil. De hecho, las ventas de coches eléctricos e híbridos en lo que van de año no llegan ni al 6% del total de los turismos y todoterrenos matriculados en Sevilla entre enero y marzo. A pesar de su baja representatividad dentro del conjunto global, sus ventas no dejan de crecer. Así, durante el primer trimestre se vendieron 12 coches eléctricos frente a los cinco que se matricularon en la provincia durante los tres primeros meses de 2018 (un 140% más). En el caso de los híbridos, se vendieron 454 coches, casi un 23% más que en el mismo periodo de 2017. No obstante, el tipo de turismo que más crece (teniendo en cuenta el tipo de carburante) es el de gas. En el primer trimestre de 2017 sólo se vendió un coche, mientras que en el mismo periodo de 2018 fueron 12. Pero aún este tipo de vehículos sólo representa el 0,15% del total de turismos matriculados, según los datos facilitados por Faconauto. Por el contrario, la matriculaciones de coches diésel han disminuido un 10%.

"Es cierto que el coche eléctrico apenas representa el 0,15% de los coches de nueva matriculación (en el caso de Sevilla), pero es que se parte de datos muy bajos", aclara Raúl Morales, director de comunicación de Faconauto. "El coche eléctrico es una realidad comercial y cada vez son más las marcas que sacan coches eléctricos al mercado. El problema es que aún hay ciertas barreras que impiden su despegue definitivo". La falta de una notable red de puntos de recarga para vehículos eléctricos y su elevado precio son los principales obstáculos. "El precio de un coche normal ronda los 21.000 euros y los eléctricos unos 6.000 euros más. Cada vez hay más modelos en el mercado y cada vez estos coches son más autónomos, lo que permitirá que el precio baje. Además, tanto el sector público como el privado están apostando por fomentar los puntos de recarga. Cuando estos detalles cambien, el coche eléctrico se convertirá en algo normal".

A pesar de los buenos resultados trimestrales, si se analiza sólo el mes de marzo, se aprecia un descenso de más de un 4% de las matriculaciones con respecto al mismo mes del año pasado. "El mes de marzo no ha sido alegre porque, como veníamos anunciando, en enero y febrero se notó un descenso de los pedidos, lo que se ha reflejado ahora en un cierto estancamiento en las matriculaciones, sobre todo, en los coches particulares", indica Raúl Morales.

Desde la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) y Faconauto apuntan que este descenso en las matriculaciones de marzo se debe también a la celebración de la Semana Santa, que ha restado dos días laborales en comparación con el mismo mes de 2017. "Marzo podía haber sido peor si los concesionarios no hubieran automatriculado gran cantidad de unidades en los dos últimos días hábiles para alcanzar los ambiciosos objetivos propuestos desde las marcas", indica Rafael Morales. "En nada favorece al sector estas políticas comerciales que llevan al límite las finanzas de los concesionarios y eventualmente a la insatisfacción del cliente final. Además, esta presión está llenando el stock de los concesionarios de kilómetros 0 y de vehículos de demostración. Por ello, sería deseable que las marcas cambien su forma de actuar y pongan a sus concesionarios objetivos justos y en línea con la realidad del mercado. Esperamos que este parón de marzo sea sólo una excepción y que las ventas recuperen su buen tono en abril".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios