El colapso de las UCI obliga a suspender intervenciones

  • Los especialistas de Neurocirugía en el Virgen del Rocío, centro de referencia para casos complejos, tienen que cancelar operaciones al asumir casos graves del área Macarena.

Comentarios 15

El colapso en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Virgen del Rocío ha obligado a los especialistas a cancelar intervenciones quirúrgicas previstas ante la falta de camas libres en esta área de hospitalización. El último aplazamiento se registró el pasado lunes cuando el servicio de Neurocirugía optó por suspender una intervención ante la falta de espacio en la UCI, donde el enfermo tiene que ingresar para superar el proceso posquirúrgico. Las cancelaciones de operaciones y los retrasos en las pruebas diagnósticas, así como en las primeras consultas de Neurocirugía son constantes en el Virgen del Rocío desde que este hospital comenzó a asumir a todos los pacientes del área hospitalaria Virgen Macarena.

El Hospital Virgen del Rocío es centro de referencia para complejas intervenciones de Neurocirugía así como de Grandes Quemados. Las instalaciones que necesitan los casos más graves, las UCI ubicadas en Traumatología, se han quedado pequeñas desde que este complejo asume los casos del área Macarena que requieren craneotomías así como complejos procesos para eliminar tumores cerebrales o hematomas.

El Hospital Macarena tiene una población de referencia que supera el medio millón de habitantes, concretamente 551.856 personas que residen en la zona Norte de la ciudad y de la provincia. Y según consta en las memorias del Macarena, en 2007 el área de Neurocirugía atendió a 1.007 pacientes en primera consulta, y a un total de 3.289 en consultas sucesivas, un balance anual destacable cuando la cartera de servicios de este hospital aún incluía esta especialidad como propia. Según datos del SAS, en 2007 se contabilizaron 4.846 estancias de hospitalización en Neurocirugía en el Macarena. Todo este volumen asistencial, que previsiblemente ha crecido en el último lustro por el envejecimiento y el crecimiento demográfico, es asumido ahora en gran parte por el Hospital Virgen del Rocío.

Según la memoria de 2012 de las mil primeras consultas registradas en 2007, el Macarena ha pasado a atender tan sólo 205 citas de este tipo en Neurocirugía durante el pasado año.

El SAS ya explicó que hace años comenzó a crear la denominada unidad Intercentro Neurociencia Roma para "favorecer la asistencia" de Neurocirugía en la ciudad mediante la unificación de este servicio que existía en ambos hospitales. En este proceso, todos los traumatismos craneoencefálicos graves y la cirugía de tumores se concentran en el Virgen del Rocío; mientras que la cirugía espinal compleja la asume el Macarena.

El impacto de estos cambios, lejos de favorecer a los enfermos, se ha traducido en retrasos y saturación, según ha constatado el sindicato de Enfermería-Satse. Esta unificación hospitalaria no ha ido acompañada por la creación de nuevas instalaciones, de modo que ha provocado que las tres salas de UCI en el Hospital de Traumatología estén ocupadas por pacientes de Neurocirugía en un 75% y 80% durante días consecutivos, según constata enlaces sindicales en el Virgen del Rocío. Se trata de una ocupación muy elevada ya que las 22 camas instaladas en estas UCI acogen a los pacientes no sólo de Neurocirugía sino también de Cirugía Plástica, Cirugía Maxilofacial y Grandes Quemados. Para estas especialidades, el Virgen del Rocío es hospital referente en tratamientos específicos muy complejos, lo que supone que pacientes procedentes de otras provincias o incluso de otras comunidades autónomas también son tratados en estas UCI de Trauma durante los posquirúrgicos.

Las UCI crecen, de este modo, en número de enfermos pero, como en el resto del SAS, han visto disminuir personal por los recortes y se han estancado en cuanto a las instalaciones. Además, una cuarta sala de UCI permanece cerrada a la espera de que termine una reforma. Menos recursos y más enfermos que se traduce en el colapso.

La saturación tiene un efecto dominó sobre otros servicios: Ante la falta de camas en la planta de Neurocirugía, pacientes de este servicio son atendidos en otras áreas de hospitalización; debido a la falta de puestos suficientes en las UCI, el personal de Observación asume a pacientes de Cuidados Críticos e Intensivos; las demoras para la primera visita con el neurocirujano se retrasa dos años, a excepción del cáncer que se aceleran en cierta medida y en determinados casos, entre otros problemas.

Los sindicatos en el hospital han denunciado estos perjuicios a los enfermos, mientras que las fuentes oficiales del Virgen del Rocío aún no han aportado ninguna aclaración sobre esta delicada situación en las UCI, pese a la insistencia de este periódico durante días.

La plataforma integrada por todos los sindicatos con presencia en los dos hospitales regionales (Satse, SAE, SMA, CCOO, UGT, CSIF, FATE y CGT) alerta de este deterioro a causa del proceso de fusión hospitalaria que está desarrollando el Servicio Andaluz de Salud de espaldas a alrededor de 14.000 trabajadores y de las asociaciones de enfermos, de vecinos y de consumidores. Todas estas entidades ciudadanas exigen desde hace meses explicaciones sobre la transformación que la Consejería de Salud está implantado en el mapa hospitalario, sin obtener una respuesta clara, de momento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios