El colegio de Arquitectos reclama al Ayuntamiento que rehabilite ya la Gavidia

  • Primer homenaje al arquitecto del edificio, Ramón Montserrat, que lo recibió emocionado

El edificio de la antigua comisaría de la Gavidia, entoldado y oculto. El edificio de la antigua comisaría de la Gavidia, entoldado y oculto.

El edificio de la antigua comisaría de la Gavidia, entoldado y oculto. / josé ángel garcía

El edificio de la Gavidia (7.000 metros cuadrados) centró dos conferencias sobre los lugares de oportunidad celebradas el miércoles en el convento de Nuestra Señora de los Reyes, que culminaron con el primer homenaje público al arquitecto Ramón Montserrat, autor de este inmueble del movimiento moderno de alto valor patrimonial. El vocal de actividades Francisco Gutiérrez lamentó que "el Colegio de Arquitectos ha estado callado sobre este edificio muchos años" y señaló que el Ayuntamiento debe definir su uso. Gutiérrez cree que ya no se pone en duda su valor patrimonial y espera que no se demuela. El colegio lamentó la ausencia del Consistorio en el acto, aún estando invitado.

Del valor patrimonial y de los detalles arquitectónicos del edificio hablaron los arquitectos José Antonio Trujillo, que lo estudió en su tesina, y José Carlos Gutiérrez, que acaba de terminar su tesis sobre la Gavidia pese a que el Ayuntamiento no le ha permitido entrar en el edificio, para su sorpresa. La asociación Entre Adoquines denunció el silencio del Consistorio dos años después de las jornadas participativas donde se votó convertirlo en un centro de investigación más un área lúdica, y sostenible.

Trujillo reclamó que "se inspeccione, valore su estado de conservación y se hagan o no actuaciones de urgencia para que su recuperación no sea más costosa". Lamentó que la sociedad reacciona con "desconocimiento e incomprensión" hacia los edificios del movimiento moderno. "Hablan mal porque no lo conocen objetivamente. Es el primero en Sevilla que sigue completamente la ética y la estética del movimiento moderno, y el primero que usa en el casco histórico un muro cortina de acero y cristal", dijo antes de señalar que el plan urbanístico de 2006 le dio protección parcial (C) y abogó por mantenerlo como patrimonio propio de la ciudad.

José Carlos Gutiérrez, sobre la base de los estudios de Urbanismo del inmueble, confirmó que carece de patologías en su estructura ("en buen estado"), sufre un total abandono y degradación física, y necesita "obras de envergadura por su estado de conservación", sobre todo en forjados, carpintería de los frentes acristalados en fachada y pilares. El arquitecto denunció la "información contradictoria" de Urbanismo sobre el edificio y reclamó su rehabilitación. Sobre el millón de euros que se promete destinar al edificio, Gutiérrez avisó de la necesidad de "más dotación presupuestaria".

Ramón Montserrat recibió emocionado el homenaje público que le tributó el colegio. "Espero que el edificio se conserve. Ha sido mi contribución a Sevilla de algo de arquitectura moderna que no existía aquí y era normal en Europa y Norteamérica. Hoy creo que la sociedad sevillana no estaba preparada para recibirlo ".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios