Tres condenados por agredir a un equipo médico en Pino Montano

  • La juez califica como delito de atentado la agresión que sufrieron seis profesionales

Un profesional del SAS cuelga un cartel contra las agresiones, poco después de los hechos en 2013. Un profesional del SAS cuelga un cartel contra las agresiones, poco después de los hechos en 2013.

Un profesional del SAS cuelga un cartel contra las agresiones, poco después de los hechos en 2013. / j. c. m.

Comentarios 6

La magistrada del juzgado de lo Penal número 15 de Sevilla ha condenado, en sentencia firme, a los tres individuos que atacaron, en noviembre de 2013, a seis profesionales del Servicio Andaluz de Salud (SAS) en el centro de Atención Primaria Pino Montano B. La sentencia califica como delito de atentado la agresión que protagonizaron a J. F. S., M. F. S. y J. F. S., miembros de una misma familia, contra dos médicos, tres profesionales de enfermería y un celador, que sufrieron lesiones de diversa consideración.

Los hechos se remontan al día 10 de noviembre de 2013 cuando los tres condenados, junto a otros familiares, llegaron al centro de salud Pino Montano B para solicitar asistencia urgente para uno de ellos, que se encontraba con síntomas de intoxicación etílica aguda. Según explica la sentencia, en el apartado de hechos probados, "el celador les condujo hasta una camilla" y, tras colocarse el paciente, M. F. S. lanzó las primeras amenazas ("como le pase algo, te mato"; "como llames a la Policía, te mato"). Una vez en la sala de Observación, una doctora y una enfermera recibieron los insultos de dos acusados ("os vamos a rajar a todos"), al pedirles que salieran de la sala. M. F. se dirigió directamente a otro médico para amenazarle con ser el primero al que iba a "rajar", para acto seguido propinarle un fuerte puñetazo en el rostro llegando incluso a romper las gafas que llevaba el galeno.

Los condenados atacaron a dos médicos, y tres profesionales de enfermería, uno de los cuales estaba libre de servicio en ese momento, aunque trató de mediar. El familiar que se encontraba en la camilla, en estado de embriaguez, se levantó para propinar una patada y un empujón a una de las víctimas. Posteriormente se volvió a tumbar en la camilla. Los agresores también arremetieron contra el mobiliario.

Todas las víctimas necesitaron asistencia sanitaria por lesiones de diversa consideración

Todas la víctimas, que han sido asistidas en el proceso judicial por una letrada del SAS, precisaron atención sanitaria. Los dos médicos también recibieron asistencia de la asesoría jurídica del Colegio de Médicos, en calidad de acusación particular.

Un enfermero sufrió una contusión craneal por un golpe en la nuca; una enfermera, varias policontusiones y hematomas; y otra enfermera sufrió una contractura cervical. Los dos médicos sufrieron policontusiones; y el celador, un cuadro de ansiedad.

La magistrada considera la agresión como un delito de atentado. J. F. S. afronta tres meses de prisión y una multa; M. F. S., 15 meses por delito de atentado, delitos de lesiones, amenazas y desórdenes públicos; y J. F. S. afronta 15 meses por delitos de atentado, lesiones y desórdenes públicos. Los agresores tienen que indemnizar a las víctimas.

El fallo suspende, asimismo, las penas de prisión de J. F. S. y J. F. S., ambos con antecedentes legales cancelados, por un plazo de tres años, "condicionándose dicho beneficio a que durante el plazo de tres años no cometan delito alguno, y a que abonen la responsabilidad civil". Del mismo modo, la juez suspende la pena de M. F. S., con antecedentes de hurto, a cambio de trabajos en beneficio de la comunidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios