La crisis provoca rebajas de hasta el 70%

  • Los comerciantes intentarán salvar la temporada en verano con amplios descuentos · La ausencia de calor hasta junio eleva los 'stocks' · Junta y empresarios preparan un plan de choque

La crisis económica, ayudada por la tardanza del calor en hacer acto de presencia, hará que la temporada de rebajas que se inicia el próximo 1 de julio sea recordada por los grandes descuentos que los comercios practicarán desde un principio a sus productos, especialmente los textiles y calzado. La patronal y algunas de las principales cadenas de grandes almacenes anuncian que no habrá necesidad de esperar al mes de agosto para encontrar productos rebajados a la mitad de precio o, incluso, al 70%.

El común denominador empleado por todas las fuentes consultadas es una expresión: "Campaña agresiva de precios". José Guerrero, secretario general de la Confederación Empresarial de Comercio de Andalucía (CECA), afirma que de mantenerse la reducción de las ventas apreciada en los seis primeros meses del año no habrá una reducción de beneficios para el sector, sino una situación de pérdidas que puede forzar el cierre de algunos establecimientos.

"La opinión de los expertos nos lleva a pensar en una situación dramática porque la tendencia indica que las ventas no van a aumentar el resto del año", señala Guerrero. Su voz representa a 23.000 comerciantes que dan empleo a 300.000 de los 500.000 trabajadores del sector que existen en Andalucía.

El problema añadido es que los comerciantes, si no venden, tampoco pueden comprar ahora para aprovisionarse para la temporada de otoño-invierno. Se dice que ésta es la primera crisis económica global puesto que afecta prácticamente al conjunto del planeta, aunque para Guerrero esto no sirve de consuelo. No vale poner paños calientes. "Para algunos de nuestros asociados es el peor momento de los últimos 30 años", asegura.

La consecuencia a la vista de todos es que las llamadas "rebajas encubiertas" con precios inimaginables en otra época han dado comienzo hace semanas. Son descuentos legales que el comerciante fija libremente, aunque en ningún caso puede publicitarlos con la denominación de "rebajas".

Enrique Arias es presidente de la Asociación de Comerciantes del Centro de Sevilla. "A los descuentos del 50% le seguirán los precios por debajo de coste", afirma sin titubeos. A su juicio, la crisis es la directa responsable de la caída en las ventas, en torno al 20% en los que llevamos de año. La prueba, apunta, es que la ola de calor de la última semana no ha hecho que las ventas de ropa de verano hayan subido a las cotas de temporadas anteriores.

Carrefour, con siete macrocentros en la provincia de Sevilla, apuesta fuerte por las rebajas. Dentro de unos márgenes, cada uno de ellos aplica una política de precios propia, pero en todos habrá rebajas de hasta el 70%. Hay que deshacerse de los stocks y esta empresa de grandes superficies, según una portavoz, hará descuentos sobre 3.000 productos.

Las grandes empresas que cotizan en Bolsa son reacias a ofrecer datos sobre el cumplimiento de sus objetivos en el primer semestre porque cualquier información al respecto tiene consecuencias inmediatas en el valor de sus acciones, pero todas ellas y alguna otra -la misma Carrefour, El Corte Inglés, Adolfo Domínguez o Inditex (Zara, Pull and Bear, Massimo Dutti...)- dan por hecho que las rebajas de verano serán muy fuertes. La primera semana servirá de termómetro para valorar la situación y hasta el fin de semana que viene no se podrá hacer un pronóstico medianamente certero sobre la recuperación o no de las ventas.

Reza el dicho que cuando el grande se resfría, el pequeño enferma de pulmonía. Tomás González, vicepresidente de Aprocom (Federación de Comerciantes de Sevilla) posee una tienda en la calle Tetuán. Su perspectiva es pesimista: "El momento es crítico y dudo que podamos salvar la temporada".

Medidas como el bonobús de dos viajes, del que los comercios del centro, en colaboración con Tussam, repartirán inicialmente 10.000 unidades para facilitar la llegada de clientes, es una medida que pretende paliar el bache por el que atraviesa el sector. La aspiración, sin embargo, es dar pasos adelante más ambiciosos.

Según la CECA, la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte, ha mostrado su intención de poner en marcha un plan de choque que complemente las medidas recogidas en el Plan de Fomento del Comercio Interior, aprobado en 2006 y con una vigencia prevista hasta 2010. Guerrero comparte la necesidad de abordar este plan de choque y que las cajas de ahorros participen en su puesta en marcha "bajo la tutela del Gobierno autonómico".

La apuesta de los comerciantes es doble: de un lado, que la Junta y las entidades financieras faciliten a los comerciantes el pago de sus compromisos de crédito en una etapa en la que peligra, incluso, su subsistencia; de otro, que se arbitren fórmulas para que los clientes puedan abonar de forma aplazada sus compras.

Bajo la consideración de que el pequeño y mediano comercio favorece la competencia y de que sin él es imposible una adecuada vertebración de los pueblos y ciudades, el citado plan está dirigido específicamente a fomentar la modernización de estas empresas, a las que reconoce su condición de parte más importante del tejido comercial andaluz y principal fuente de generación de empleo en el sector.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios