"Ese cuñado que nos dice que alquila su piso a turistas es un delincuente"

  • El presidente de la Asociación de Hoteles de Sevilla denuncia el intrusismo en el sector

Turistas hacen cola para visitar el Alcázar. Turistas hacen cola para visitar el Alcázar.

Turistas hacen cola para visitar el Alcázar. / Belén Vargas

Comentarios 5

La Asociación de Hoteles de Sevilla representa a unas 200 empresas y más de 20.000 camas, lo que equivale sólo a la mitad de la oferta que existe en Sevilla, según denunció este lunes Manuel Otero Alvarado, presidente de esta entidad.

Otero criticó durante la jornada celebrada en la Facultad de Turismo y Finanzas de la Universidad de Sevilla sobre turismo sostenible el fuerte intrusismo que afecta al sector. "Nosotros pagamos impuestos, damos de alta a nuestros empleados, nos realizan inspecciones de Hacienda, de sanidad, de trabajo y de todo lo que se os pueda ocurrir. Pero hay empresas que están trabajando con unas armas y unas ventajas distintas. Eso es competencia desleal", comentó Otero.

"Tenemos que hablar de clandestinidad. Y ninguno de esos clandestinos va a hacer absolutamente nada por la sostenibilidad. Ninguno. Son las empresas legalmente establecidas las que invierten en el sector y el ilegal no invierte absolutamente en nada. Cero", recordó. "Es necesario que todos seamos conscientes de que ese primo, cuñado o amigo que nos cuenta que está alquilando su piso a turistas es un delincuente".

Hace dos semanas, el Pleno municipal aprobó una moción del PSOE con una batería de medidas contra la oferta clandestina de viviendas con uso turístico en la ciudad. "Esta moción no se dirige a los apartamentos turísticos sino al fenómeno de hotelización de viviendas privadas de uso residencial que en buena medida se está produciendo al margen de la normativa y sin autorización alguna", explicó Antonio Muñoz, delegado de Habitat Urbano, Cultura y Turismo, que clausuró la jornada. El último informe de la asociación de excelencia turística Exceltur refleja la existencia de más de 18.000 camas en viviendas usadas como alojamientos turísticos en Sevilla.

Muñoz muestra su preocupación por la "estandarización del centro histórico"

Entre las medidas aprobadas está la elaboración de un estudio diagnóstico para evaluar la situación de las viviendas con fines turísticos, la creación de un órgano de coordinación entre las distintas áreas y servicios municipales para cruzar datos disponibles que contribuyan a detectar los alojamientos turísticos que puedan operar al margen de la legalidad y la encomendación tanto a la Gerencia de Urbanismo de Sevilla como a la Agencia Tributaria de Sevilla el estudio jurídico de medidas que, dentro de las competencias municipales, puedan contribuir a limitar el uso de viviendas como alojamientos turísticos en la ciudad.

Muñoz considera que la ciudad aún tiene capacidad para seguir creciendo, desde un punto de vista turístico, pero "no a cualquier precio". El delegado instó a analizar lo que está ocurriendo en ciudades como Barcelona o Venecia, donde los ciudadanos empiezan a protestar ante la saturación de turistas. "El Alcázar de Sevilla debería reflexionar si establecer un número tope de visitas por horas o franja horaria", recomendó. "No quiero crear alarma. No nos encontramos con una sobresaturación como pueden tener otros destinos urbanos, pero sí creo que es conveniente hacer una reflexión con pausa y consenso de cara a una gestión sostenible de nuestra propia ciudad y de análisis sobre dónde se sitúa la capacidad de carga de nuestros monumentos".

Otras de las "obsesiones" del gobierno local para potenciar el turismo en la ciudad es "la creación de productos". "Necesitamos nuevos argumentos de venta. En Sevilla hay un mantra muy instaurado en la mente del sistema turístico local de que Sevilla se vende sola, pero hoy nada se vende solo. Sevilla hay que salir a venderla", afirmó Muñoz. "Si queremos ser competitivos hay que empezar a desarrollar estrategias de marketing e incorporar nuevos productos turísticos". En este sentido, Muñoz apostó por aprovechar las efemérides para atraer a turistas, como el Año Murillo. "No podemos pensar que con el patrimonio monumental de la ciudad ya está todo el trabajo hecho desde el punto de vista del marketing", añadió el delegado, que mostró su preocupación "por la estandarización y homogenización del centro histórico", similar a otras ciudades, y que lleva a la "devaluación de la oferta" de la ciudad.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios