Sevilla

Los defensores apuntan contra los obstáculos en la Universidad

  • Las oficinas de quejas y reclamaciones de la Hispalense y la Pablo de Olavide trabajan contra las dificultades que afrontan los discapacitados en los campus

Comentarios 1

Eliminar todas las barreras de la Universidad, tanto las arquitectónicas como las sensoriales (auditivas y visuales) para estudiantes que requieren técnicas de docencia adaptadas es una meta común de los ocho defensores universitarios en Andalucía. En Sevilla, la figura del Defensor Universitario, cuyo cometido es mediar en conflictos y velar por los derechos de la comunidad universitaria, la encarnan Eduardo Gamero, en la Pablo de Olavide; e Ignacio Ugalde, en la Hispalense. Ambos destacan, entre sus objetivos, la necesidad de lograr que todos puedan acceder a los campus, bibliotecas y centros deportivos universitarios sin tener que afrontar obstáculos que, a veces resultan infranqueables para algunos colectivos. "No se trata sólo de colocar rampas de acceso en todas las facultades y escuelas, sino también de terminar con otro tipo de barreras que, a veces pasan desapercibidas", explica Ugalde. Entre las últimas recomendaciones a la institución académica, el Defensor en la Hispalense destaca que en el marco de convergencia europea, hay que "considerar la adaptación de la asignatura al alumnado con necesidades especiales". Con ello, Ugalde recomienda a dirigentes y docentes que proscriban "cualquier forma de discriminación -a las personas con discapacidad- y establezcan medidas de acción positivas tendentes a asegurar su integración plena". En la Pablo de Olavide, Gamero también insiste en la necesidad de favorecer el acceso a las personas con discapacidad. Por ejemplo, "la entrada al pabellón deportivo y a la biblioteca es muy complicado para estas personas", reconoce el Defensor de la Pablo Olavide.

La figura del Defensor Universitario se creó al amparo de la reforma de la LOU y además de trabajar para alcanzar la igualdad efectiva en las universidades, estos responsables se encargan de todas las quejas de estudiantes, docentes y personal de administración y servicios. Entre las más graves se encuentran las situaciones de acoso entre profesores y la excesiva lentitud de los trámites.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios