Alojamiento ilegal

Un denunciante anómimo alerta del alquiler irregular de apartamentos turísticos en el casco histórico

  • La Policía Local denuncia un caso de la calle Lumbreras y otro en Aposentadores gestionados por un ciudadano israelí y una mujer sudamericana.

  • Colocaron un guardallaves en un edificio público y una cámara de videovigilancia.

Imagen de archivo de la calle Lumbreras. Imagen de archivo de la calle Lumbreras.

Imagen de archivo de la calle Lumbreras. / Belén Vargas

Comentarios 2

La Policía Local de Sevilla ha denunciado un nuevo presunto caso de alquiler irregular de apartamentos turísticos en el casco histórico de la capital hispalense a través de una denuncia anónima.

Estas medidas se enmarcan dentro de las iniciativas adoptadas por parte del Ayuntamiento de Sevilla para luchar contra esta práctica desde los ámbitos urbanístico, turístico y policial, según ha informado el Consistorio en una nota.

En este caso, fue el pasado día 5 de abril cuando la Policía Local recibió una denuncia anónima que alertaba sobre la posibilidad de que determinados apartamentos ubicados en la calle Lumbreras estaban siendo alquilados irregularmente.

Una patrulla se personó en dicho domicilio y contactó con una familia portuguesa, que le mostró la reserva realizada por una conocida agencia de viajes de internet, contactando a continuación con la responsable, que intentó evitar aportar dato o identificación alguna, aunque tras varias gestiones consiguieron los datos del responsable de la actividad.

Esta situación levantó las sospechas de los agentes, que detectaron otra vivienda en la calle Aposentadores en idénticas circunstancias, según explica el Ayuntamiento.

Según pudo averiguar la Policía Local, el procedimiento de alquiler y gestión de estos apartamentos consistía en insertar anuncios en páginas donde directamente se reservaban, indicando una dirección falsa de la vivienda, concretamente de un hotel ubicado en pleno centro, lo que ocasionaba "innumerables molestias" para los viajeros, que dejaban comentarios en la página de reservas de sentirse estafados, ya que además el teléfono de contacto solía estar apagado.

Los agentes comprobaron que la operadora, "para evitar responsabilidades", delegaba en un ciudadano israelí, que siempre estaba viajando, y de una mujer sudamericana que operaba desde su país de origen con un nombre falso, manifestando que se trataba de su propia casa, lo que también era falso, y que se encargaba de acomodar a los huéspedes a distancia, llegando a utilizar incluso la fachada de un edificio público para colocar un guardallaves, además de poner una cámara de videovigilancia en la vía pública, según relatan desde el Ayuntamiento.

Así las cosas, los agentes procedieron a denunciar los hechos, interponiendo un total de diez denuncias por instalar un cajetín guardallaves en la fachada de un edificio público, por instalar una cámara de videovigilancia en el exterior sin licencia, por realizar la actividad sin licencia municipal, por impedir la labor inspectora, cuatro por no registrar a ninguno de los inquilinos, y dos más por ejercer como viviendas turísticas sin registrar.

El delegado municipal de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, ha destacado "la labor vigilante de la Policía Local de Sevilla en la lucha contra las viviendas turísticas ilegales que, además de perjudicar al sector y a los empresarios y propietarios que cumplen con toda la normativa, pueden provocar graves problemas de seguridad a los inquilinos que las alquilan y ofrecen una imagen muy negativa de la ciudad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios