0

El desierto cultural de agosto

  • El Antiquarium y la hemeroteca son ejemplos del cierre de centros durante este mes

Comentarios 3

0además de caluroso, agosto es un mes aburrido. El cierre de diversas instalaciones durante este periodo priva a muchos sevillanos y turistas de disfrutar de los servicios culturales que ofrece la ciudad durante el año. El Antiquarium, la hemeroteca y otros centros permanecen clausurados durante esta segunda quincena, una lista a la que se suma la restricción horaria en varias exposiciones. Esta merma pone en entredicho la apuesta del gobierno de Espadas por atraer turistas en verano a Sevilla. Desde el Ayuntamiento, sin embargo, se defiende que estos servicios mantienen el mismo funcionamiento que otros meses, a excepción de la cripta arqueológica de la Encarnación, cerrada por cambios en la iluminación.

Un desierto cultural. Con esta expresión califican los más críticos la oferta que ofrece la capital andaluza en agosto, debido al elevado número de centros y servicios municipales que echan el cierre. Hace pocos días se conocía que la hemeroteca municipal, gestionada por el Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS), permanecerá sin funcionar desde el 16 de agosto al 4 de septiembre. Muchos ciudadanos lamentan el cierre de un servicio que se considera esencial, especialmente en los meses de verano, cuando muchos investigadores aprovechan los días de descanso para desarrollar sus trabajos. Se trata de la segunda hemeroteca más importante de España, tras la de Madrid. Su personal está de vacaciones y, por lo que se ve, ha resultado imposible poner de acuerdo a los trabajadores para que al menos un empleado pudiera estar disponible la segunda quincena de agosto.

No muy lejos de allí se repite una escena parecida. El Antiquarium no se puede visitar durante este mes. Las obras para cambiar la iluminación impiden que sevillanos y visitantes recorran la cripta arqueológica bajo las famosas setas de la Encarnación, uno de los puntos que mayor interés ha generado entre los turistas los últimos años. Pero no sólo esta clausura afecta a la oferta cultural. La exposición de Manuel León en el antiguo convento de Santa Clara tiene un horario restringido, por lo que no se puede acceder a ella a partir de las 15:00. Llama la atención que su apertura se limite al horario de mañana y no se mantenga por la tarde, franja horaria en la que un museo se convierte en refugio perfecto de los turistas ante las altas temperaturas que se sufren en la calle. También en el plano cultural se echa en falta la apuesta por más actividades en centros como el Castillo de San Jorge o el Museo de la Céramica, ambos en Triana, distrito que, una vez pasada la Velá de Santa Ana, parece sumergirse en un páramo cultural y de ocio a la espera de septiembre.

Resulta contradictorio que el Ayuntamiento apueste por romper la estacionalidad turística y proponga el verano como estación para venir a Sevilla, una ciudad donde la oferta cultural disminuye respecto a cualquier otra estación. Y ello pese a que los últimos años se evidencia una gran presencia de visitantes en estas fechas, imagen impensable hace una década.

Este recorte de servicios en el periodo estival no sólo afecta a quienes vienen de fuera. Los sevillanos también lo sufren. Además de la hemeroteca, la mayoría de las bibliotecas de los barrios se encuentran cerradas por las tardes, lo que impide que quienes se quedan en la ciudad puedan acudir a estos centros a solicitar préstamos o a poner en práctica el recomendable ejercicio de la lectura. Agosto, por tanto, también priva de los libros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios