Destrozos en la muralla

La muralla de la Macarena pierde otra almena

  • El gobierno pretende sufragar la rehabilitación con parte de los dos millones que se obtengan de la subida de las entradas del Real Alcázar

Comentarios 7

Nueva almena de la muralla al suelo. La segunda en siete meses. Los vecinos y turistas que paseaban este viernes por la mañana junto al Arco de la Macarena se encontraron el remate hecho añicos en el suelo adoquinado. Los expertos apuntan como principal motivo las precipitaciones y las fuertes rachas de viento, a lo que se une la falta de mantenimiento. La última intervención de calado en el muro defensivo fue hace más de una década. El alcalde socialista ha propuesto al Patronato del Real Alcázar que la imperiosa rehabilitación sea sufragada con parte de los dos millones que se prevé obtener con la subida de dos euros por entrada al monumento este año. Los presupuestos para este año cuentan con una partida de 250.000 euros.

Los técnicos de la Gerencia de Urbanismo iniciaron los trabajos previos para retirar la almena de acuerdo con criterios arqueológicos y garantías patrimoniales, y realizarán una inspección y evaluación del resto de pilares para proceder, en su caso, a un nuevo contrato de conservación urgente en la muralla. El último tuvo lugar a finales del pasado octubre. Varios operarios subidos en grúas apuntalaron los merlones dañados de la muralla de la Macarena para evitar el riesgo de desprendimiento. Esta actuación urgente y específica sobre cada uno de los prismas afectados que coronan el muro entre las puertas de Córdoba y de la Macarena buscaba garantizar la seguridad de los peatones que transitan a diario por la acera.

El merlón desprendido se encontraba junto al Arco de la Macarena.

La intervención de la Gerencia sobre los merlones consistió en la estabilización provisional de cada uno de los que presentaban un estado delicado mediante una estructura metálica exterior que en ningún momento afectaba a su integridad. Su principal función reside en evitar que se produzca algún desprendimiento hasta que se pueda realizar una restauración definitiva. Esta estructura está formada por perfiles de acero galvanizado de doble cerco perimetral horizontal y montantes verticales antivuelcos. Se ajusta a las dimensiones de cada merlón con tornillos. El proyecto incluía la instalación de una nueva puerta metálica de acceso a la Torre Blanca desde la calle Macarena, ya que la actual presentaba un estado deplorable debido a que los anclajes del marco al lienzo de muralla se encontraban muy debilitados.

Los trozos de la almena desprendidos. Los trozos de la almena desprendidos.

Los trozos de la almena desprendidos. / J.A. García

Este pasado verano los técnicos municipales analizaron el estado de la muralla de la Macarena después del desprendimiento de dos ramas de gran tamaño. Una de ellas provocó la caída de otra almena de la muralla. La rama, de considerables dimensiones, procedía de un olmo plantado en una zona concedida administrativamente al dueño del bar La Pastora. Aún se está evaluando su estado y cuáles pueden ser las posibilidades de restitución, aunque la decisión final tendrá que estar avalada por la Junta de Andalucía. El gobierno defiende que durante el mandato se han realizado intervenciones anuales de conservación. Una tuvo lugar en 2016 y consistió en un proyecto de restauración de la muralla que se volvió a realizar en el segundo semestre de 2017. Suman los planes especiales de limpieza que se vienen realizando por parte de Lipasam. El último se realizó el pasado mes de febrero, cuando se puso en marcha un equipo especial de limpieza y recogida de residuos en toda esta zona de la muralla.

"El Partido Popular denuncia las cosas que no hizo cuando era gobierno y estaba Beltrán Pérez como edil. No se invirtió ni un euro", recalcó Juan Espadas antes de explicar que "está regular esperar a que se caiga un árbol o un trozo de muralla para poner tareas al gobierno. Lo haremos. Estamos haciendo lo que no hicieron los populares". Antes habló el principal partido de la oposición. "La falta de mantenimiento, seguridad y limpieza por parte del gobierno municipal es lamentable y la nueva caída de una de las almenas demuestra la falta de preocupación del gobierno local del PSOE por el patrimonio histórico de la ciudad", explicó Amidea Navarro. La edil popular señaló que "la pasada semana, el gobierno permitió el acopio de materiales de obra" en la muralla, en el marco de los trabajos de reurbanización y peatonalización del espacio comprendido entre el arco y la basílica de la Macarena. "Esperemos que éste no haya sido el detonante de la caída de la almena", comentó antes de reclamar "una investigación sobre los hechos acontecidos y depurar responsabilidades". Por último, el PP no entiende "cómo uno de los emblemas de nuestra ciudad no está siendo atendido por el alcalde, que se jacta de los datos sobre el número de visitantes que vienen a nuestra ciudad y, por el contrario, no cuida sus monumentos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios