Los fondos destinados a la seguridad en el taxi se usaron para rescatar licencias

  • El Ayuntamiento aprobó en julio una partida de 531.012 euros para mamparas y GPS que reinvirtió en subvenciones a asalariados y en recuperar 5 permisos

Comentarios 7

El Ayuntamiento de Sevilla desvió en junio una partida presupuestaria destinada a la instalación de elementos de seguridad en los taxis y empleó ese dinero en el rescate de lincencias y en las subvenciones a asalariados. La junta de gobierno municipal aprobó el 12 de junio una modificación presupuestaria por la que se daba la baja a tres subvenciones para la instalación de elementos de seguridad en taxis por valor total de 531.012 euros.

Esta cantidad se reinvirtió en el rescate de cinco licencias, para lo que el Ayuntamiento gastó 351.631 euros, y para subvenciones a asalariados por una cuantía de 179.381,30 euros. En principio este dinero estaba pensada para la instalación de mamparas de seguridad y sistemas de localización GPS, una medida que el Ayuntamiento había iniciado hace cinco años tras el asesinato del taxista Amador Guerrero en la barriada del Gordillo.

Dos atracos sufridos por sendos conductores, uno de ellos en la Pañoleta y el otro, a una profesional del taxi en la avenida de la Paz, han vuelto a poner de manifiesto la seguridad del sector cuando el dinero destinado a la protección de los taxistas ya se ha derivado a otras cuestiones. Los taxistas sevillanos creen que la mampara no es operativa porque no deja pasar aire acondicionado y los clientes se quejan. Por eso, son muchos los conductores que han decidido retirar esta protección, al menos en los meses de verano.

El presidente de la asociación Foro Taxi Libre, Juan Martín Caparrós, considera que una solución adecuada al problema de la seguridad es la creación de una emisora única que esté conectada con el servicio de emergencias 112 y pueda tener localizados en todo momento a los vehículos. Esta asociación tiene incluso presupuestado lo que costaría este sistema, cuyo valor ascendería a 2.661.669 euros. Este presupuesto está hecho para unos 1.400 vehículos.

"En los últimos años se ha recortado el dinero destinado a la seguridad en el taxi y en algunos años no sabemos adónde ha ido a parar. Con eso ya se podría haber financiado parte del proyecto. Le hemos propuesto a los responsables municipales un modelo parecido al de Sevici, es decir, que las paradas de taxis tengan marquesinas y cuenten con postes publicitarios. El dinero que se ingrese con la publicidad serviría para financiar el proyecto", explica Juan Martín Caparrós. Este modelo serviría para que los taxis llevaran un botón especial, llamado de pánico, que el taxista pulse cada vez que se sienta amenazado y se grabe toda la conversación que se lleve a cabo dentro del vehículo y a la vez se reproduzca en la emisora para todos los afiliados.

La asociación Solidaridad del Taxi, a la que pertenece uno de los agredidos, tiene previsto celebrar hoy una reunión para aconsejar a sus miembros -más de 900- que dejen de prestar servicio por las noches. Esta asociación representa a todos los taxis del aeropuerto y a buena parte de los de Santa Justa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios